Nadal sigue haciendo historia: el récord que demuestra su durabilidad

Al zurdo se le vaticinó una carrera corta por las lesiones y porque, decía, tenía un tenis demasiado físico, pero...

Hay un debate dentro del debate de quién va a ser el mejor tenista de la historia, y es qué criterios se deben tener en cuenta para decidirlo, aparte de los Grand Slams ganados. Pete Sampras asegura que él valora mucho los seis años que acabó como número uno del mundo, marca que va a igualar Djokovic este 2020. Tanto tiempo ahí es sinónimo de regularidad, y en ese sentido Rafa Nadal tiene mucho que decir. El balear acaba de añadir un nuevo registro a un currículum repleto de récords: alcanzó las 790 semanas consecutivas dentro del «top 10», superando las 789 de Connors, el infatigable norteamericano que estuvo en los lugares de privilegio desde el 23 de agosto de 1973, cuando se empezó a hacer el ránking, en el arranque de la «era Open», y el 3 de octubre de 1988. Tercero es Federer (734), aunque el suizo encabeza la lista si no te tiene en cuenta que las semanas sean consecutivas (921).

La primera vez que Rafa entró entre los diez mejores fue el 25 abril de 2005, después de conquistar por primera vez el Conde de Godó (ya va por once), que unió a su primer Masters 1.000 de Montecarlo (también lleva once) y a las puertas del primer Roland Garros. Y desde ahí hasta hoy, quince años y medio sin bajarse de los puestos de lujo, aguantando incluso varios periodos largos de inactividad por culpa de las lesiones, como los casi siete meses que estuvo sin jugar, entre julio de 2012 y febrero de 2013, y que le hicieron no ir a los Juegos Olímpicos de Londres ni al US Open ni al Abierto de Australia. También ha resistido Rafa los dos cursos que estuvo sin ganar un Grand Slam, 2015 y 2016. Los problemas físicos le llevaron a las dudas, y apenas alcanzó los cuartos de final un par de veces. En esa época fue cuando más cerca estuvo de caer en la clasificación: en junio de 2015, tras perder con Djokovic en Roland Garros, se fue hasta la décima posición, y en noviembre de 2016 estaba noveno, para resurgir con fuerza la campaña siguiente: final del Abierto de Australia y campeón en París para volver al dos el 12 de junio de 2017 y ya estar segundo o primero hasta ahora. En esos 15 años, claro, han llegado los 20 Grand Slams y 81 de los 86 títulos que figuran en su palmarés, pues antes de ser «top 10» ya había vencido en Sopot, en 2004, y Costa do Saouipe, Acapulco, Montecarlo y Barcelona, en 2005. La durabilidad de Nadal, un jugador al que se le pronosticó una carrera corta por las lesiones y porque, decían, su tenis era demasiado físico, se refleja también en que levantó su primer Roland Garros con 19 años recién cumplidos, y el decimotercero lo ha hecho con 34 y medio. De sus 790 semanas entre los diez mejores, 209 han sido en lo más alto.

El récord de semanas como número uno lo tiene Federer, con 310, pero lo más probable es que Djokovic, ahora con 298, se lo quite en marzo. El suizo se colocó el ocho del mundo el 20 de mayo de 2002, tras llevarse el título en Hamburgo. Todavía entraría y saldría del «top 10» ese año alguna vez hasta que en octubre ganó Viena, se puso el siete y se quedó muchos años seguidos entre los elegidos. Pero entre el 7 de noviembre de 2016 y el 30 de enero de 2017 se movió por los puestos 16 y 17, tras un largo parón de casi seis meses para operarse de la rodilla. Nole, por su parte, pisó los puestos nobles por primera vez en marzo de 2007, pero entre 2017 y 2018 su bajón físico (operación de codo) y anímico le llevó a bajar hasta la posición 22.