El plan de Luis Enrique no arranca

El estilo de posesión y dominio cala en los jugadores, pero falla el remate. España ha marcado dos goles en los últimos cuatro partidos

“El gol es obra de todo el equipo, no sólo de los de arriba. Igual que defender, que no sólo es obra de los de atrás”, asegura Luis Enrique. Pero el gol se le resiste. Desde la goleada a Ucrania (4-0) en Valdebebas en la primera convocatoria de este año, sólo ha marcados dos goles en cuatro partidos. Uno de ellos, el de Canales en el amistoso contra Paises Bajos. El otro, de Oyarzabal a Suiza después de un regalo del portero.

Sólo en ese partido contra Ucrania en el que Sergio Ramos marcó dos goles y Ansu Fati y Ferran Torres sumaron uno cada uno, España disfrutó de su juego de ataque. Pero los dos tantos del capitán son un síntoma. Es el máximo goleador de la selección desde el regreso de Luis Enrique. Y es también la solución cuando hace falta un gol con urgencia, como sucedió en Ucrania.

Marcar gol es lo más difícil en el Planeta Fútbol. Hoy creo que hemos tenido ocasiones para meter alguno más, también el rival, pero no me preocupa. Tengo muy buenos jugadores, muy buenos delanteros que van a aportar goles”, reconocía el seleccionador después del partido en Ámsterdam.

“Es evidente que me encantaría que pudiéramos materializar las ocasiones, pero ya llegará. No estoy preocupado en absoluto”, añade.

Las ocasiones llegan, España disparó trece veces a portería contra Países Bajos, pero falla la puntería. Aunque Luis Enrique situó a dos delanteros desde el comienzo, Morata y Gerard Moreno, aunque el futbolista del Villarreal jugaba por el costado derecho del ataque.

“Hemos jugado contra Países Bajos, no es fácil jugar contra grandes selecciones. Hemos dominado el partido, hemos generado muchísimas ocasiones. Nos ha faltado el gol, pero las ocasiones están ahí. Hay que seguir trabajando”, asegura Koke, que regresaba a la selección dos años después de la única llamada de Luis Enrique.

En la primera parte tuvimos llegadas muy buenas y en cierta manera tuvimos el control, aunque ellos tuvieran más el balón. Estábamos cómodos y con espacios a la espalda de la defensa del rival”, explicaba Canales, el autor del gol español. “En la segunda parte ellos han salido fuertes, pero nos hemos repuesto y dispusimos de varias llegadas”, añadía.

La llegada es un concepto que se repite en el discurso del seleccionador y en el de los jugadores. Es la expresión del estilo que intenta implantar el técnico. Quiere que España sea un equipo que domine, que mande en el partido. Y lo demuestra con la posesión -tuvo un 55 por ciento contra Países Bajos- y con las llegadas. Pero le falta concretar.

El mensaje del seleccionador sobre el estilo va calando en los futbolistas. El ejemplo es Unai Simón. En su debut con la selección, al portero del Athletic no le importó arriesgar en la salida del balón. Arriesgó demasiado incluso en dos pases a Rodri, que recibía de espaldas y presionado por un jugador rival. El centrocampista del Manchester City resolvió el compromiso con un toque, pero Luis Enrique no se asustó. “Tú transmites una idea, un mensaje y nosotros queremos salir jugando desde atrás. Unai ha debutado y le pedíamos que saliera jugando desde atrás. Para mí ha estado sobresaliente y además teniendo en cuenta que en su equipo no lo hace”, explicaba el seleccionador. “En algún momento ha podido exagerar pero para mí ha estado sobresaliente. Nos ha aportado mucho inicio de juego, ha generado esa primera superioridad sobre todo en la primera parte”, añadía.

Luis Enrique sabe que no tiene un jugador que garantice el gol y prefiere repartir la tarea entre todos los futbolistas. En la primera lista que dio tras su regreso no había ningún delantero puro hasta que Gerard Moreno sustituyó a Oyarzabal después del positivo del jugador de la Real por coronavirus. Pero espera que si los jugadores tienen interiorizado el estilo y se generan ocasiones, los goles vendrán detrás.

Para eso los centrocampistas son fundamentales. “Tanto Rodrigo como Koke o Sergio [Canales] han estado muy bien. Interpretaron muy bien lo que necesitábamos. No han perdido el balón, han jugado con criterio, han llegado y Sergio ha marcado el gol”, decía Luis Enrique, satisfecho con el rendimiento de sus centrocampistas. Pero necesita más goles.