CorrupTebas II

La Liga es él y la maneja como su ídolo Franco controló España durante 40 años, sus palabras constituyen un insulto a la inteligencia

Con su proverbial tono macarril y con más de una, más de dos y más de tres faltas de ortografía, Javier Tebas me remitió un whatsapp el lunes pasado en relación con el artículo CorrupTebas que publiqué en este mismo hueco. Le replicaré con un tono diametralmente opuesto al suyo: sin insultos, sin insinuaciones y sin esas medias verdades que son las peores de las mentiras. Ni tampoco con amenazas. Estas conductas son más propias de sujetos como él, antiguo militante de Fuerza Nueva y admirador de ese negacionista del holocausto que es Jean-Marie Le Pen. Eso sí, que tenga claro que cada vez que encontremos un trapo sucio, se lo sacaremos, no miraremos hacia otro lado como acostumbra la práctica totalidad del periodismo deportivo por miedo a perder el favor del caudillo de nuestro fútbol, por temor a que les impidan entrar en los campos, a que no les faciliten entrevistillas con los jugadores o a que les apliquen con más fuerza si cabe la censura que impera en la Competición. Y si no tiene trapos sucios, pues no se los sacaremos, tan sencillo como eso.

Pero vayamos por partes, que diría Jack El Destripador. Lo primero que hace el malencarado personaje es acusarnos a mí y a mi compañero de Okdiario Francisco Rabadán de publicar “errores/falsedades”. Lo que contamos es tan cierto como que él se llama Javier y yo Eduardo, que él es de San José de Costa Rica y yo de Pamplona y que tiene la jeta más dura que la de la piedra de la catedral de la Transfiguración del Señor de Huesca y la mía es más bien blandita. Si fuera falso lo que destapamos semana a semana, ya nos habría metido una querella o una demanda, porque ganas, lo que se dice ganas, nos tiene un rato de ganas. Más que nada, porque le estamos desmontando con pruebas su cortijo. Lo segundo que hace es deslizar que actuamos al dictado “de financiadores ocultos” y que publicamos lo que publicamos porque no inserta “publicidad” en Okdiario. Una contradicción in terminis: si tuviéramos “financiadores ocultos”, que carecemos de ellos, ¿para qué necesitaríamos sus óbolos? Por cierto: un servidor desconocía que la Liga fuera anunciante en los medios pero, sea como fuere, se puede meter la publi donde le quepa. Nuestro periódico factura 8 millones largos, gana más de uno y a nosotros no nos compra ni San Pedro Bendito. Si fuera un vendido viviría más cómodo y no habría destapado los siguientes escándalos: el robo de la Asamblea del Real Madrid en 2008, el caso Urdangarin, Pujol, los sobresueldos y la financiación en B del PP, los sms de Rajoy a Bárcenas, el caso Granados, Ignacio González, el escándalo del fichaje de Neymar que provocó la dimisión de Sandro Rosell en tres días, Juan Carlos I, el vídeo del robo de Cristina Cifuentes, el casoplón de Iglesias, la caja B de Podemos y un larguísimo etcétera. Somos impecablemente honrados, cosa que desconozco si puede afirmar taxativamente nuestro impertinente interlocutor. Un interlocutor que, curiosamente, no dice ni mu respecto a otra de las afirmaciones de la primera parte de Corruptebas: la de “sus conexiones” con Jaume Roures, el capo de esa Mediapro condenada por la Justicia estadounidense por sobornar a directivos de la FIFA.

Mezclando constantemente los conceptos “errores sin profundizar [sic]” y “falsedades”, asegura que no se ha “autoconcedido ninguna subida de salario”. Y añade: “Ya tiene los efectos de la pandemia”. Se coge antes a Tebas que a un mentiroso patológico. La propia web de la Liga habla de 3,4 millones —pinchen y verán— y, desde luego, no figura una sola rebaja por esta pandemia que ha provocado ya una merma del 30% en los ingresos de los clubes. Mientras, él se incrementa el sueldazo un 37%. En resumidas cuentas, argumenta que no se ha subido su estipendio “unilateralmente” sino que lo han hecho “los órganos competentes de la Liga”. Teniendo en cuenta que la Liga es él, que la maneja como su ídolo Franco controló España durante 40 años, sus palabras constituyen un insulto a nuestra inteligencia y a la de los lectores.

Su embuste permanente le lleva a asegurar que acusé a su despacho de abogados de trabajar para clubes de la Liga. Mentira cochina. Tan sólo afirmé que cuando se hizo cargo de nuestro fútbol profesional su bufete llevaba a 30 de los 42 clubes de Primera y Segunda, lo cual va a misa. Olvida que su hijísimo y compañero de despacho Javier Tebas Llanas -pinchar en tebascoiduras.com- es el abogado del Fuenlabrada, tal y como ha quedado constatado tras su cacicada a sueldo con el Dépor. Puntualiza que él no suspendió el Dépor-Fuenlabrada, media mentirijilla y de las gordas, porque fue él quien propuso el aplazamiento a tres horas del partido y lo que es peor a sabiendas de que había permitido volar a Coruña a una auténtica bomba vírica en forma de equipo de fútbol. Al Consejo Superior de Deportes y a la Federación no les quedó más remedio que aceptar para evitar males mayores. La semana que viene, más novedades. Aquí mismo. Ojo a CorrupTebas III.