Nadal debuta en las Finales ATP con un contundente triunfo ante el “novato” Rublev

El español, con un juego muy directo, no concedió ni una pelota de break ni dio opciones al ruso (6-3 y 6-4). El martes se enfrenta a Thiem

Nadal golpea una derecha en su estreno en la Copa Masters ante RublevANDY RAINEFE

Calentó Andrey Rublev antes de enfrentarse a Nadal haciendo el “Saludo al sol”, la secuencia de posturas de yoga quizá más conocida. Paz antes de la batalla... Pero al sexto juego lanzó la raqueta contra el suelo de desesperación. El español le acababa de hacer el primer break del partido en un juego que pudo cerrar con una derecha a media pista. El zurdo le adivinó la dirección y le superó con un passing de revés espectacular, completamente estirado. Forzó así el 40-40 y no lo dejó escapar. Sólido de cabeza, como siempre, el balear estaba siendo también muy fiable con el servicio, que en París-Bercy ya le funcionó bastante bien. No dejaba huecos cuando él estaba al mando y como el ruso no jugaba con primeros, el partido sólo podía tomar una dirección. Pagó la novatada Rublev (6-3 y 6-4 para Rafa), nervioso de más en su estreno en el torneo de los maestros. “Sin” saque no podía dominar con su derecha. Sin poder restar no le aparecían las oportunidades. Y Nadal iba sin piedad, a toda velocidad, actuando como un jugador de pista rápida. Él es el rey de la tierra, pero también un todoterreno y desde hace tiempo intenta cambiar la manera de jugar en este tipo de superficies. Es más directo, sin especular nada. Se llevó el primer set cuando no se habían cumplido 40 minutos, y el segundo duró más o menos lo mismo.

Lejos de calmarse, Rublev empezó de nuevo con problemas, sin ideas, como demuestra el golpe que permitió a Nadal sumar el segundo break de la noche: el ruso intentó dar una pelota sin que botara desde el fondo de la pista... La mandó a la red, casi al suelo directamente. El encuentro seguía careciendo de mucho ritmo. Era un pim, pam, pum, pero los disparos del español tenían control cuando servía e inteligencia al resto, porque su rival empezó a “jugar” a la lotería: uno bien, dos mal, dos bien, tres mal... No tuvo continuidad y se empezó a pelear consigo mismo tirando la raqueta hacia arriba, pateando el suelo, gesticulando... No creyó en la remontada. Terminó Rafa el duelo sin conceder ninguna opción de ruptura y repitiendo el esquema de saque y derecha, puntos a tres golpes. Consiguió mandar sobre un jugador que vive de eso: de que su pelota escupa fuego. Pero el número dos del mundo no le dejó que lo hiciera, colocándose, por ejemplo, muy cerca para restar, no pegado a la publicidad como otras veces, para presionar ya desde ese primer tiro.

El comienzo de la Copa Masters es más que positivo para Nadal, pues suma la primera victoria y además lo hace en dos sets. El año pasado logró dos triunfos en esta fase de grupos, pero como el partido que perdió fue de paliza ante Zverev, no le dio para clasificarse por las sumas y restas de juegos y sets en caso de empate. Ahora, el balear se enfrentará el martes con Dominic Thiem, los dos vencedores de esta primera jornada. Rublev jugará contra Tsitsipas, el campeón del año pasado.