El arriesgado plan de Zidane sin Sergio Ramos en el Villarreal-Real Madrid de LaLiga

El entrenador francés no tiene muchas opciones así que su once para un partido vital está claro

Zidane tiene un plan sin Ramos para el partido de LaLiga contra el VillarrealJuanJo MartínEFE

El Real Madrid pierde a Sergio Ramos así que ahora le toca a Zidane inventar de nuevo a un equipo con el que plantar cara al Villarreal, uno de los equipos más peligrosos del campeonato en este momento. Varane se prueba el viernes sobre el césped de Valdebebas, para ver si las molestias en su hombro izquierdo, que le impidieron acabar el último partido contra Francia le dejan disputar el choque del sábado.

Reza Zidane para que Varane pueda estar disponible y entonces no tener que hacer muchos inventos en el centro de la defensa. Si juega Varane, Militao va a ser su compañero y Casemiro tiene que jugar en el centro del campo porque Valverde está lesionado y sin Casemiro el centro del campo es un agujero. El problema es que el brasileño lleva quince días sin entrenarse con el resto de los compañeros. Sólo ha podido hacer las últimas sesiones, así que tiene que adaptarse rápido. Militao, como Hazard, volvió al entrenamiento de ayer por la tarde.

Hay una posibilidad peor: que Varane no pueda jugar y entonces ya no quede más remedio que jugar con una pareja de centrales formada por Nacho y Militao, que no han compartido minutos y que llegan tras varias semanas sin poder jugar.

Pero esta vez las urgencias obligan a Zidane a arriesgar. Quizá con otro panorama hubiese esperado más para dar minutos a Casemiro o Militao, pero ahora no tiene más remedio que hacerles un sitio en el once e intentar que no se note el tiempo que han estado parados.

Otra solución sería poner a Mendy de central y que Marcelo ocupe el lado izquierdo. Pero jugar con el brasileño un partido tan importante parece arriesgado. Mientras, en la banda derecha, Carvajal vuelve al equipo tras más de mes y medio lesionado. Es un Madrid que en defensa no tiene más remedio que arriesgar y poner a jugadores que no han competido desde hace tiempo.

Arriba, la duda es Hazard, al que se quiere cuidar mucho por su tendencia a lesionarse. El belga está teniendo una mala suerte increíble. Cuando parecía recuperado para ser el jugador decisivo del conjunto de Zidane, pasa el coronavirus y de nuevo tiene que volver a empezar. Zidane tiene que decidir si le da más tiempo de entrenamiento o decide que no tiene más margen de maniobra y necesita al belga para un partido que es clave para medir al conjunto blanco.