El once más extraño del Real Madrid de Zidane contra el Villarreal en LaLiga

Mariano es el único nueve y puede que no juegue. ¿Contará con Isco, que quiere irse? Desvelamos todas las claves

Zinedine Zidane tiene que inventarse un once el Villarreal-Real MadridRealmadrid.comEFE

En el Villarreal-Real Madrid de LaLiga hoy dicen más las las bajas del conjunto de Zidane que las altas. El entrenador francés se enfrenta a uno de los días más complicados por el rival, por lo que sucedió en el último encuentro de LaLiga y principalmente por su equipo, asediado por las lesiones y el Covid. Si el técnico es un fan de las rotaciones, hoy no va a tener más remedio que hacerlas. No tiene más opciones.

Habrá que ver cómo se desempeña el conjunto blanco en defensa, cuando le faltan los tres jugadores principales en esa función. Casemiro, cuya último PCR no fue claro no puede jugar y Valverde, el jugador que mejor puede hacer su función o que en el centro del campo mejor defiende después de él, está lesionado. Se queda el equipo sin mediocentro. El problema se agrava porque Sergio Ramos, el defensa de más nivel se lesionó contra Alemania en el partido de selecciones y no puede viajar. A partir de ahí, Zidane tiene que encontrar una defensa potente.

Courtois va a estar en la portería, lo que es un alivio y después, la única buena noticia: vuelve Carvajal, que lleva más de un mes y medio sin jugar; también estará Nacho, junto a Varane y en la izquierda, la seguridad que da Mendy.

No hay más opciones en la defensa. En el centro del campo y arriba es donde Zidane tiene que improvisar, porque sin Casemiro ni Benzema, se le ha caído toda la columna vertebral del equipo. Lo probable es que el centro del campo esté formado por Kroos, Modric y Odegaard o que en vez de alguno de los dos últimos, dé paso a Isco. A ver cómo está de motivación Isco, dispuesto a marcharse en enero, según adelantó el Marca.

¿Y arriba? La baja de Benzema y el coronavirus de Jovic, hacen que Mariano sea el único delantero centro. No significa eso que vaya a jugar. Una opción probable es que Asensio haga de nueve con Hazard por un lado y Rodrygo por el otro. Aunque Zidane ya ha demostrado muchas veces que es imprevisible y nunca hay que descartar una sorpresa.

Sabe que hoy se enfrenta a una prueba de fuego, uno de esos días que determinan el carácter de un grupo, cuando todo se ha puesto en contra. Pero son esos días en los que mejor se maneja Zidane.