Los espectaculares números de Thiem ante Nadal, Djokovic y Federer

El austriaco es el azote del “Big 3″, que ha dominado, y lo sigue haciéndolo, el circuito durante los últimos tres lustros, pero que ha encontrado un hueso en Dominic

Thiem celebra su triunfo ante Djokovic en las semifinales de la Copa MastersFrank AugsteinAP

Si alguien se ha ganado el derecho a que lo nombren el “heredero” o el “sucesor” del “Big 3″ ese es Dominic Thiem. El dominio de Federer, Nadal y Djokovic los últimos tres lustros ha dejado a muchos buenos tenistas fuera de los grandes títulos. A la misma altura que ellos tres estuvo mucho tiempo también Andy Murray, que llegó a ser número uno hasta sufrir un calvario por su lesión de cadera; y cuando estaba muy inspirado también les plantó cara Wawrinka, dueño de tres Grand Slams. Pero siempre se hablaba de la “Next Gen”, los tenistas jóvenes que tenían que dar el relevo y “jubilar” a las leyendas, pero ese día no llega.

No es que Thiem sea precisamente joven. Es difícil ver hoy en día lo que sucedió con Nadal, que a los 19 años y dos días ganó su primer Roland Garros. La explosión suele ser un poco más tardía, lo mismo que la retirada también se ha retrasado y quedó muy atrás eso de que a los 30 empezaba la cuesta abajo. Thiem tiene ahora 27 y aunque lleva cinco temporadas ganando títulos, las dos últimas muestran unos números sorprendentes ante Federer, Nadal y Djokovic.

3-0 contra Roger

El cara a cara global de Thiem con el suizo le es favorable: 5-2. Pero en 2019 (en 2020 no se han enfrentado) es un 3-0, incluida una final. Fue en Indian Wells, cuando le remontó: 3-6, 6-3 y 7-5. En los cuartos de final del Masters 1.000 de Madrid también le recuperó el primer parcial: 3-6, 7-6 (13/11) y 6-4. Y en la “round robin” de la Copa Masters de 2019 ya se impuso con más contundencia, por un doble 7-5.

3-1 contra Rafa

El austriaco ve un 6-9 en contra en sus duelos directos globales contra Nadal, pero desde 2019 manda 3-1. La derrota fue en la final de Roland Garros 2019, en la que plantó algo más de cara al español que en la de 2018, pero no fue suficiente y sólo le dio para ganarle un set (6-3, 5-7, 6-1 y 6-1). Un par de meses antes, Thiem superó al zurdo en la tierra de Barcelona, en el Godó (6-4 y 6-4) en una época en la que el balear admitió que estaba con cierta depresión, pensando incluso en dejar la raqueta unos meses para desconectar. En 2020 han venido dos duelos por todo lo alto, pasando de las pistas lentas a la superficie dura. En los cuartos del Abierto de Australia, ganó Dominic 7-6 (7/3), 7-6 (7/4), 4-6 y 7-6 (8/6) y en la “round robin” de la Copa Masters 7-6 (9/7) y 7-6 (7/4). Todo muy ajustado, al límite, por detalles, pero el chico del revés a una mano que parece un torpedo se ha impuesto en cinco tie breaks.

3-2 contra Djokovic

Si ajustados son los duelos de Thiem con Nadal, no menos lo han sido contra Djokovic, síntoma de que el actual número tres del mundo está cuajado ya mentalmente. En esos choques tan tensos, la cabeza manda, y la de los miembros del “Big 3″ está en otra categoría. Pero Dominic ha estado a la altura, soportando los nervios y la tensión en esos puntos calientes. En la final del Masters 1.000 de Madrid de 2019 ganó el serbio 7-6 (7/2) y 7-6 (7/4), lo que dio paso a dos triunfos seguidos de Thiem en dos citas de lujo: las semifinales de Roland Garros (6-2, 3-6, 7-5, 5-7 y 7-5) y la “round robin” de la Copa Masters, en un partido que fue a vida o muerte (6-7 5/7], 6-3 y 7-6 [7/5]). El pasado Abierto de Australia también los enfrentó a ellos dos por el título, y lo tuvo el austriaco, pero Nole empezó con su ritual de despiste, esas veces en las que parece que está muerto, que no puede más, y termina llevándose el partido: 6-4, 4-6, 2-6, 6-3 y 6-4. La venganza ha llegado en las semifinales de esta Copa Masters con esa remontada en el último tie break, en el que el número uno iba con un 4-0 que no pudo rentabilizar: 7-5, 6-7 (10/12) y 7-6 (7/5). En total, Nole está por delante por 7 triunfos a cuatro.

Por tanto, en los dos últimos años, Thiem ha jugado 12 veces contra el “Big 3″, con nueve triunfos y tres derrotas. Ahí queda eso.