Maradona, “violador, pedófilo, abusador”

La jugadora Paula Dapena se pone de espaldas en el minuto de silencio por la muerte del futbolista: “No se le pueden perdonar sus barbaridades”

Los minutos de silencio a Maradona se han vivido en todos los campos
Los minutos de silencio a Maradona se han vivido en todos los camposMatthew ChildsAP

Maradona no fue un ejemplo fuera del campo, pero sobre eso se ha querido pasar por encima a la hora de su muerte. Los homenajes han sido sentimentales, nostálgicos desde el fútbol o la prensa o la literatura. Sobre todo de hombres. Sin embargo la jugadora Paula Dapena, del Viajes Interrías FF, quiso dejar clara su posición en este asunto con una acción muy contundente antes del encuentro amistoso que su equipo jugó contra el Deportivo de la Coruña.

Antes de ponerse a jugar los dos equipos decidieron, como en casi todos los encuentros de fútbol que se han disputado en el mundo durante este fin de semana, guardar un minuto de silencio por el que es, sin duda, una de las grandes estrellas de este deporte. Paula no niega eso, pero sí que por eso haya que rendirle un homenaje con los ojos cerrados: “Para ser jugador hay que ser primero persona y tener valores más allá de habilidades como las que tenía él, que sabemos que eran cualidades y dotes futbolísticas espectaculares”, decía. “No se puede perdonarle todas las barbaridades que cometió”, asegura en el medio Pontevedra viva. “Es tener dos dedos de frente y un poco de sentido común”.

Así que cuando llegó el momento y en el centro del campo todas se pararon de frente, para estar en silencio, ella se dio media vuelta y se sentó: “Mis compañeras me miraron y se reían, porque sabían que no lo guardaría”.

Quería que todo el mundo viera su indignación por lo que considera una injusticia hacia las mujeres.““Por las víctimas, no se guardó un minuto silencio; entonces, obviamente, no estoy dispuesta a guardar un minuto silencio por un maltratador y no por las víctimas”

Dije que yo me negaba a guardar ese minuto de silencio por un violador, pedófilo, putero y maltratador y que si tenía que sentarme en el suelo y dar la espalda, pues lo hacía”.

Y lo hizo. Asegura que cuando el entrenador rival le preguntó por qué habia hecho eso, ella se lo explicó y le dijo que estaba de acuerdo con su posición.