Así empezó a consumir cocaína Maradona

Su antiguo compañero y ayudante Carlos Fren desvela el comienzo de su relación con las drogas

Diego Armando Maradona en su presentación como entrenador de Gimnasia.
Diego Armando Maradona en su presentación como entrenador de Gimnasia.Marcos BrindicciAP

Carlos Fren acompañó a Diego Armando Maradona en sus primeros pasos en el fútbol profesional. Fue compañero de Diego en Argentinos Juniors, el club con el que debutó en Primera, y muchos años después fue su ayudante cuando Maradona se estrenó como entrenador, en Deportivo Mandiyú de Corrientes y Racing de Avellaneda.

En aquellos comienzos de Maradona como futbolista nació una amistad que duró décadas y que se perdió cuando sus caminos profesionales se separaron. “Yo era de los pocos que podía plantarme y decirle las cosas como eran. Estando en Racing, una noche contra San Lorenzo, lo vi mal, no estaba en condiciones de dirigir. Y no apareció por los siguientes tres partidos. Cuando volvió, estaba contento y me agradeció que me hibiera quedado dirigiendo al equipo, porque había podido quedarse tranquilo en su casa, disfrutando de Claudia y las nenas. Hay que reconocer que era una persona difícil, pero si quieres a alguien y no te da bola, pese a los intentos que haces, te tienes que ir. ¿Para qué me iba a quedar a su lado? Si en vez de tomarse un whisky se toma tres botellas, nadie dice nada, nadie lo cuida… No es así la cosa”, contó Fren a Infobae.

Nunca pensé que Diego tendría un final así, como dicen, solo y deprimido. Él vivió a toda orquesta y en sus mejores momentos podía estar tres o cuatro días sin dormir y después hacerlo una semana de corrido. Fue un exceso de un montón de cosas que, a la larga e inexorablemente, te van deteriorando. Hay algo claro: vivió como quería vivir”, declaró.

Fren desmintió a quienes dicen que Maradona comenzó a consumir cocaína cuando llegó al fútbol europeo: “Me indigna ver y escuchar a muchos que dicen haberlo conocido, si apenas lo vieron un puñado de veces o le hicieron un reportaje. Me hacen reír cuando dicen, por ejemplo, que empezó a consumir cocaína en España. Lamentablemente había sido antes, en el momento de jugar en Boca en 1981. Ahí ya entró en ese mundo de porquería que tanto le perturbó la vida”.

Cuando en 1995 entrenaban a Racing, Fren vivió un desagradable momento relacionado con Maradona y las drogas, durante una visita a un matrimonio que quería conocer a Diego: “Coppola cuenta en todos lados que Diego se sintió mal y como había mal aroma en el baño, prendió fuego unos papeles. Pero la verdad es otra. Diego efectivamente fue al baño y, como pasaban varios minutos y no volvía, nos preocupamos. A la media hora, Guillermo me dijo: ‘¿Por qué no te fijas a ver qué tiene?’, a lo que contesté: ‘¿Por qué no te fijas tú que sabes bien qué pasa?’. Le respondí eso, porque cuando bajamos de la camioneta vi un pase de manos medio raro… Cuando se abrió la puerta del baño, Diego estaba tirado en el piso como desmayado. Se recuperó y, al momento de irnos, me quedaron grabadas sus palabras: ‘Narigón, nunca tomes esa pastilla que me dieron, porque te mata’”.

Carlos Fren jugó con Maradona el día del debut de Diego en Primera con Argentinos el 20 de octubre de 1976: “Muchos se sorprendieron de algunas cosas que hizo dentro de la cancha, pero a mí no, si bien en esos 45 minutos no alcanzó una gran magnitud, nosotros ya sabíamos todo. Y a los dos o tres partidos, ya fue titular indiscutido y no salió nunca más”.

El Maradona de aquella época no se parecía en nada a lo que vino después, según Fren: “Era un pibe maravilloso, nada que ver con lo que se convirtió más adelante: humilde, sencillo, hacía caso a los consejos de los más grandes. Después la vida te va cambiando, cuando aparece la fama, el hecho de no poder salir a ningún lado, con 200 personas encima cada día. Hay que pasarlo, debe ser muy difícil. Piensa que lo de él explotó más rápido que cualquier otro del planeta y a las pocas semanas ya no podía estar tranquilo. La imagen que vi de él, en estos últimos años, sinceramente, me dio tristeza, porque estaba muy desmejorado”.