Autopsia de Maradona: todo lo que había en su organismo cuando murió

Las pruebas periciales revelan que Diego no era medicado para su cardiopatía

Thumbnail

Diego Armando Maradona falleció el pasado 25 de noviembre y casi un mes después se han conocido los resultados de las pruebas periciales complementarias, en las que se han analizado la orina, la sangre, muestras de secreciones nasales y organismos y tejidos. El resultado de estos análisis, practicados por la Policía Científica, determinó que en el organismo de Maradona no había restos de alcohol ni drogas ilegales cuando falleció, pero sí restos de psicofármacos, aunque no recibió ningún tratamiento para su cardiopatía.

Esos psicofármacos, según la agencia Télam, son la venlafaxina, un conocido antidepresivo; quetiapina, un antipsicótico empleado en el tratamiento de desórdenes bipolares; levetiracetam, empleado en convulsiones; y naltrexona, utilizado en tratamientos por abstinencia de sustancias. También se encontró metoclopramida, empleado para aliviar nauseas y vómitos, así como ranitidina.

La autopsia determinó que Maradona murió como consecuencia de un “edema agudo de pulmón secundario a una insuficiencia cardíaca crónica reagudizada” y descubrieron en su corazón una “miocardiopatía dilatada” y “áreas de isquemia miocárdica”; en el hígado, un “probable cuadro cirrótico”; en los pulmones, “rotura de septos alveolares” y un “foco con edema intraalveolar”; y en el riñón, una “necrosis tubular aguda”, tal y como adelantó Télam.

El corazón de Maradona fue extraído en forma completa y según los médicos forenses padecía de una “miocardiopatía dilatada” y pesaba 503 gramos, el doble que uno normal.

La autopsia preliminar, hecha pública un día después de la muerte de Maradona, señaló “una insuficiencia cardíaca aguda, en un paciente con una miocardiopatía dilatada, insuficiencia cardíaca congestiva crónica que generó un edema agudo de pulmón”.

“Es tan importante lo que apareció, como lo que no surgió de estos análisis de laboratorio, que a simple vista confirman que a Maradona le daban psicofármacos, pero ningún medicamento para su cardiopatía”, aseguro uno de los investigadores judiciales de la causa a la agencia Télam. Algunos de los psicofármacos encontrados producen arritmia, algo que ahora los peritos y los fiscales deberán analizar para ver si eran convenientes para un paciente con una cardiopatía crónica.

El siguiente paso es que los tres fiscales que llevan el caso, Laura Capra, Cosme Iribarren y Patricio Ferrari, convoquen una Junta Médica interdisciplinaria para que analice a fondo el caso y pueda sentenciar si el fallecimiento era evitable, si hubo mala praxis y si alguno de los profesionales que lo trataban tuvo alguna responsabilidad.

Las inspecciones realizadas en la casa en la que murió Maradona reflejaron que no estaba acondicionada para la recuperación de un paciente con el cuadro médico que tenía Diego. En el expediente elaborado por los fiscales se refleja que no había ningún cardiólogo encargado de vigilar el estado de Maradona y en la casa no había desfibrilador, ni equipo de oxígeno, ni monitor cardíaco.