El Atlético no duda ante el Sevilla (2-0) y es más lider

Supera al conjunto hispalense con goles de Correa y Saúl y apenas concedió ocasiones. Los de Simeone tienen ahora cuatro puntos de ventaja y dos partidos menos que el Madrid

Correa celebra el 1-0 en el Atlético - SevillaFoto: SERGIO PEREZREUTERS

Los suplentes del Atlético respondían al frío con mantas y bicicletas estáticas, los grifos del Metropolitano se helaban por las temperaturas bajo cero y el equipo de Simeone decidió meter el partido en el congelador después del gol de Correa.

El argentino era titular en el lugar de Joao Félix, condenado a pasar frío como espectador, y se convirtió en el mejor futbolista del Atlético durante gran parte del partido. Sacó un gol de donde no había nada y tampoco había nada mucho después. El partido era un ida y vuelta en el que los porteros no tenían mucho que decir. Intensidad sin que los equipos se acercaran al gol. Y el Atlético tuvo que esperar a la segunda mitad para conseguir el segundo. Cuando el Sevilla estaba más crecido y más confiado en sus posibilidades, llegó el remate que necesitaba Saúl para volver a sentirse necesario en el Atlético.

El centrocampista internacional ha perdido esta temporada la confianza de Simeone. Él mismo admitía después de la derrota ante el Cornellá en la Copa que ahora mismo no es el Saúl que necesita su equipo. Este gol puede ser el paso que le ayude a recuperarse y volver a ser tan importante como lo es ahora Lemar, un jugador que ha recorrido el camino inverso a Saúl en las consideraciones del Cholo.

Con el resultado ya completamente a favor, Simeone se atrevió a dar descanso a Luis Suárez. El uruguayo no hizo uno de sus mejores partidos. Cuando el equipo no tiene el dominio, el «9» sufre y contra el Sevilla no le llegaron muchos balones para acercarse al gol.

Tampoco Llorente, el segundo máximo goleador del equipo, se hizo notar demasiado. Pero el físico del uruguayo ya no le permite participar del juego muy lejos del área y cuando lo hace es con espacios para encarar el gol. El Sevilla no le permitía esas facilidades y se fue a disgusto con él mismo más que con el cambio. En su lugar entró Torreira para conservar el resultado.

Simeone no renuncia a los viejos vicios y con la entrada de Felipe por Carrasco en los últimos minutos acabó protegiéndose con una línea de cinco defensas de verdad y otra de cuatro por delante, con Joao Félix por delante como único aventurero en busca de un improbable gol.

El Sevilla no renunció y llegaron sus mejores ocasiones. Una de En-Nesyri después de un rechace de Oblak, que se marchó por encima del larguero. Y, poco después, un remate de cabeza de Rakitic al poste.

Para entonces Koundé ya había decidido emplear su físico en ataque más que en defensa, convertido en un delantero más, aunque no sacó rendimiento a sus excursiones ofensivas.

El Atlético aguantó hasta el final con la idea de resistir al frío y al Sevilla y seguir sumando en su carrera por ganar una Liga que de momento quiere mirar de lejos. Pero los números le sitúan ante la verdad, ha perdido sólo un partido y su triunfo le confirma como campeón de invierno con dos partidos menos que el Real Madrid y el Barcelona, sus perseguidores, y con uno más pendiente aún para completar la primera vuelta de la Liga.

El Atlético es un equipo sin fisuras, que rentabiliza sus goles de manera extraordinaria gracias a la fiabilidad de Oblak y todo lo que tiene por delante. A veces, incluso, se permite una alegría, aunque contra el Sevilla se conformaba con seguir sumando. Un paso más hacia la Liga.