Tom Brady gana su séptimo título y engrandece su leyenda

Los Tampa Bay Buccaneers derrotaron a los Kansas City Chiefs por 31-9. Es el primer título de Brady con los Buccaneers en su primer año en el equipo

Thumbnail

Tom Brady sigue agrandando su leyenda. Ha ganado su séptima Super Bowl, más que cualquier equipo de la NFL, pero además lo ha hecho a lo grande. Porque el partido no era una final entre los Tampa Bay Buccaneers, el equipo de Brady, y los Kansas City Chiefs, los campeones vigentes. Era un choque entre dos eras, un duelo generacional entre el hombre que ha dominado el fútbol americano en el siglo XXI y el que está llamado a dominarlo en los próximos años. Brady contra Mahomes. La estrella de 43 años contra la de 25. Y ganó Brady, como casi siempre.

Cuando el mito ganó su primera Super Bowl, Mahomes tenía sólo seis años. Y así debió de sentirse otra vez el quarterback de los Chiefs, como un niño indefenso. La línea de protección de Kansas City era un agujero constante que obligaba a Mahomes a estar más pendiente de evitar el placaje que de conectar con sus receptores, lo que resultó una tarea imposible para él a pesar de su talento y de encontrar posibilidades de pase increíbles.

Brady lo tenía más fácil. Su protección funcionaba a la perfección y le permitió conectar con su memoria ya en el primer cuarto. Gronkowski, su compañero de títulos en los Patriots, recibió su primer pase de touchdown. También el segundo.

Era una concesión a la historia, a la nostalgia. A los títulos que ganó el equipo de Boston con Brady al mando. Un recuerdo de que las leyendas no se construyen solas, necesitan compañeros de viaje como Gronkowski. Anotaron en el primer cuarto y repitieron en el segundo para convertirse en la pareja más anotadora en la historia de la Super Bowl, por delante de los mitos de los 49ers Joe Montana y Jerry Rice.

Pero no se pararon ahí los Buccaneers. Antonio Brown anotó un touchdown más en el segundo cuarto. Mientras, los Chiefs sólo eran capaces de anotar de patada para acabar la primera parte con un contundente 21-6.

La frustración de Mahomes creció aún más en la segunda mitad. La suya era una lucha imposible, completamente desprotegido. Una ruina de la que no podía escapar mientras la sonrisa de Brady comenzaba a asomar por debajo del casco.

Los Buccaneers, que jugaban en casa aunque con aforo limitado, anotaron un touchdown más en el tercero con la carrera de Fournette. La Super Bowl se quedaba en casa, en las manos de Tom Brady. Por si faltaba algo, el equipo de Tampa anotó con una patada para dejar el marcador en el 31-9 definitivo.

El último cuarto sólo sirvió para que Brady disfrutara de su triunfo. Es su primer año en el equipo y ha conseguido su primer título. Ya nadie duda de que es el más grande. Nadie resiste la comparación con Brady, que ha añadido varios récords a su palmarés. Es el hombre, ya lo era, más veterano en jugar y en ganar una Super Bowl. Y antes que él, Peyton Manning era el único quarterback que había ganado la Super Bowl con dos equipos distintos.

Los Buccaneers ficharon a Brady para que les llevara hasta el título. Y Tom ha cumplido. Ganó la Super Bowl y fue elegido, una vez más, el mejor jugador del partido. La leyenda sigue creciendo y el cambio de guardia tendrá que esperar.