Así son las raquetas de Nadal y Djokovic: el veloz y el clásico

Xavi Segura, encordador español de la Davis, describe las herramientas de las dos leyendas. Las cuerdas de Rafa, gruesas, sólo las usa él. “Con una sartén serían igual de buenos”, afirma

Nadal y Djokovic tienen dos raquetas distintas, pero con ambas destrozan a los rivales / Fotos: ApFoto: La Razón (Custom Credit)

A los tenistas los definen sus piernas, su cabeza y, claro, su brazo. Cuando están en la pista, una extensión de este último es la raqueta. Los jugadores la cuidan con mimo y la ponen a punto durante la pretemporada para tenerla lista para la batalla. Son maniáticos y no la suelen cambiar a lo largo del año, aunque alguna modificación podría venir bien para adaptarse a las distintas superficies, pero es un riesgo, y no vaya a ser que tocar algo sea para peor. “Creo que sólo una vez en mi vida vi un jugador que cambió la raqueta: Agassi en Roland Garros el año que gana [1999]. Apostó por una que le daba más salida de bola, imagino que trabajándolo a periodos previamente al torneo; esta decisión no se toma la semana antes”, cuenta Xavi Segura, encordador español de la Copa Davis y responsable de encordadores de Head Spain. Se ha pasado toda la vida entre raquetas, desde que su abuelo y su tío abrieron una tienda especializada en tenis en Barcelona. A los 12 años encordó la primera. La cuenta la ha perdido, lógicamente. Por sus manos han pasado las herramientas de los mejores jugadores del mundo. Por supuesto, también las de Nadal y Djokovic, que avanzan en el Open de Australia pendientes de su físico: el serbio con un problema abdominal que le hizo pasar un mal rato ante Fritz y el español, que ya está en octavos tras ganar a Norrie (7-5, 6-2 y 7-5), por los dolores en la espalda que arrastra desde el comienzo “La de Rafa [marca Babolat] es una raqueta muy rápida. En eso se asemeja a la de Djokovic [marca Head]”, cuenta Xavi Segura. “La elección de Rafa por esa raqueta es por esa velocidad a la hora de golpear la bola, lo que le ayuda a provocar ese efecto, ese spin que tanto daño hace a los rivales”, continúa Segura, que pasa a describir como son las “armas” de los dos mejores del mundo, dos leyendas.

El perfil

“El perfil de la raqueta de Rafa es ancho, lo que nos da potencia y velocidad de bola. Por la parte del cuello tiene un perfil aerodinámico, precisamente para que tenga más capacidad de penetración en el aire y él pueda mover la raqueta más rápido. Según el fabricante, con las pruebas que hacen, empleando la misma fuerza ganamos un 30 por ciento extra de velocidad respecto a una raqueta convencional”, explica Xavi Segura, que especifica de la de Djokovic: “Es un perfil clásico, tradicional, más bien estrecho si lo comparamos con el de la raqueta de Rafa. Al ser estrecho lo que nos da es un gran control de nuestros golpes. Ese tipo de raquetas nos transmiten mucho las sensaciones en el golpeo, es un poco como se jugaba antiguamente, sintiendo mucho la bola”.

Patrón de cordaje

Rafa utiliza 16 cuerdas verticales por 19 horizontales”, indica Segura. “Es un patrón bastante común, bastante abierto y típico en jugadores de tierra. Es un cordaje geométrico de poliester monofilamento de la misma marca de la raqueta”, añade, antes de desvelar algo que sí tiene distinto Rafa, fuera de lo habitual: “Juega con un cordaje de un milímetro con 35, es muy grueso y curiosamente eso apenas le ayuda en lo que es la potencia y en los efectos. Ese grosor a nivel profesional no se ve, pero él lo usa desde jovencito y está acostumbrado. Me consta que ha probado otros diámetros, pero no le acaban de convencer. El tenis es de sensaciones y Rafa se debe sentir muy a gusto con ese tipo de cordaje, y viendo todo lo que ha ganado... Lo que sí le ayuda bastante para los efectos es la forma geométrica”. Djokovic, en cambio, usa “18 cuerdas verticales por 20 horizontales”. “Esto lo que nos da es un gran control, pero para obtener potencia nosotros tendremos que hacer más esfuerzo. La combinación de cordaje que lleva es tripa natural en las verticales y monofilamento de 1,25 en las horizontales. La tripa en las verticales es para ayudar en esa potencia. Prefiere sacrificar un poco de efecto al poner el cordaje de tripa natural, pero para ganar potencia. Es un encordado ideal para pista rápida y jugadores de tiro más plano, que es lo que suele hacer”, prosigue Segura.

Las cuerdas son determinantes porque es lo único que entra en contacto con la pelota. La tensión de las mismas marca lo que buscan los jugadores: a menos tensión se tiene más potencia porque la bola despide más, y a más tensión, más control, pero tenemos que hacer más fuerza. Rafa “suele jugar a 25 kilos -describe Xavi-, pero en altitud, como Madrid, por ejemplo, cambia a 25,5, depende también de las circunstancias, el clima, etc”. “Djokovic se suele mover entre 26 y 25 o 27 y 26. Son tensiones un poquito más altas, más exigentes a la hora de jugar”, insiste Segura, que, además, revela que Nadal y Serena Williams son los que más suelen gastar en encordado en los torneos. Porque, sí, cada cambio de cuerdas lo paga el propio jugador, a unos 25 euros por raqueta de mano de obra en las grandes citas. Xavi Segura ha llegado a encordar en el mismo partido a Rafa hasta 13 raquetas. “Y en el Roland Garros de 2013 o 2014 creo que fueron en total como 60”, asegura. El zurdo confía en los encordadores que tienen los torneos, muy profesionalizados: es más, es obligatorio que haya al menos uno para que puedan celebrarse. Los materiales (esas cuerdas tan especiales de Nadal, más gruesas, por ejemplo) los pone el propio jugador. Por su parte, Djokovic suele viajar con un encordador personal a las citas importantes como los Grand Slams o los Masters 1.000, lo mismo que otros tenistas como Roger Federer.

Peso y longitud

“Para ser el tipo de jugador que es y tener el físico que tiene, Rafa no se mueve en unos pesos altos. Su raqueta pesará unos 315 gramos. Luego se suma el ‘overgrip’, antivibrador, cordaje... Más o menos podrá llegar a los 350 o 355 gramos, mientras que Djokovic puede estar por encima de los 360”, detalla Segura. “La longitud de ambos es estándar de 68 centímetros”, completa. “Hay jugadores míticos como Ferrero, Ferrer o Albert Costa que tenían raquetas más largas. La más exagerada que he visto era la de Marion Bartoli (campeona de Wimbledon en 2013), que creo que estaba en los límites de la ITF”, afirma Xavi. La Federación internacional de Tenis permite 73,7 de longitud como máximo. “La primera persona a la que vi con raqueta larga fue Ivan Lendl, la Adidas mítica; y Michael Chang, con su Prince, que era bajito y con ella aumentó el porcentaje de primeros y segundos saques, y de aces, porque el punto de impacto es más arriba; también de puntos ganadores por tener más palanca”, recuerda Xavi Segura, que una cosas sí tiene clara: “Djokovic, Nadal, Federer... Estamos hablando de fueras de serie y si jugaran con una sartén lo harían igual de bien”. Pero cada detalle cuenta.