Así rebaten las feministas del PSOE las medidas en deporte de la ley de Montero: “¡Un robo de medallas!”

La “Alianza contra el Borrado de la Mujeres” desmonta la ley y documenta con ejemplos el destrozo que supone para el deporte femenino

La Alianza contra el borrado del las Mujeres ha mostrado su oposición frontal a la Ley Trans
La Alianza contra el borrado del las Mujeres ha mostrado su oposición frontal a la Ley TransTwitterLa Razon

No es nada nuevo la oposición de el grupo de activistas pertenecientes a la Alianza contra el Borrado de las Mujeres a la ley Trans, cuyo borrador fue filtrado hace unas semanas por la ministra de Igualdad, Irene Montero. La asociación, afín al PSOE -encabezada por la exdiputada socialista Ángeles Álvarez y respaldada por la vicepresidenta Carmen Calvo- se ha mostrado contraria en el último año a las políticas llevadas a cabo por Irene Montero por considerar que suponen una ataque a las mujeres. Pero ahora, tras las medidas referentes al deporte recogidas en la norma, han vuelto a alzar la voz.

Una noticia publicada por Newtral, que defiende los beneficios de esta ley y califica casi de ridícula la oposición a ella por la existencia de normas similares en diferentes comunidades autónomas, ha sido lo último que las ha hecho estallar. “Newtral podría hacer honor a su nombre documentando los muchos casos de robo de medallas a las deportistas por hombres autodeterminados mujeres que conservan sus ventajas competitivas”, se puede leer en un mensaje publicado en su perfil oficial de Twitter.

"Tuit" publicado por la Alianza contra el borrado de las mujeres FOTO: Twitter La Razon

El mensaje remite a un informe elaborado por dicha asociación en el argumentan no solo el destrozo que para el deporte femenino supone la Ley Trans sino incluso las directrices aprobadas por el Comité Comité Olímpico Internacional de 2015.

Desde la Alianza contra el borrado de las mujeres consideran que el deporte femenino se está viendo tremendamente afectado como consecuencia de la aceptación de personas transgénero en la competición, llegando a imposibilitar a las propias mujeres ganar en sus categorías o aspirar a una carrera deportiva o becas en base al deporte. Y aseguran que si esto no se frena, “los podios femeninos dejará de ser para mujeres, muchas atletas abandonaran y el riego de lesiones aumentará al tener que enfrentarse a personas más fuertes, pesadas y corpulentas”.

Un cuestión de biología

En este sentido, mantienen que en el deporte de competición, sea o no profesional, “existen categorías deportivas en base al sexo para garantizar la competición justa de personas de iguales condiciones, lo que conocemos como Juego Limpio o Fair Play” y que estas categorías existen porque “mujeres y hombres tienen diferencias anatómicas que producen una ventaja deportiva para los varones”.

Por estos motivos, la asociación pide nos solo que la Ley Trans no sea aprobada sino que incluso se eliminen las directrices del Comité Olímpico Internacional de 2015, hoy en suspenso, que “permiten el borrado de las mujeres en el Deporte”.

El dopaje es otra de las puntas de lanzas de este debate. La asociación feminista denuncia que los criterios del Comité Olímpico Internacional, así como los de la mayoría de federaciones, se basan principalmente “en información parcial y sesgada como los niveles de testosterona, obviando completamente el resto de ventajas que presenta un cuerpo masculino” y que pese al esfuerzo internacional para perseguir el dopaje y fomentar el Fair Play, “las regulaciones antidopaje son distintas para mujeres y atletas transgénero”.

Ante esta “errónea equiparación de genero y sexo”, la Alianza para el borrado de la mujeres, en línea de otras asociaciones como “Save Women’s Sport”, advierten de la terribles consecuencias que este tipo de normativas -especialmente la Ley Montero- tienen para el deporte femenino: Podios vacíos de mujeres, menos atletas, mayor riesgo de lesiones severas e incluso la invasión, no sólo del campo de juego sino también de los espacios, de tal manera que tanto vestuarios como duchas y baños dejan de ser no mixtos.

Un “robo” a las mujeres deportistas

Para afianzar sus argumentos, desde la asociación que encabeza Ángeles Álvarez, documentan diferentes ejemplos de atletas transgéneros que actualmente compiten en categorías femeninas “robando” éxitos a atletas de “sexo biológico femenino”.

Atletas tránsgeneros que compiten en categorías femeninas FOTO: Twitter La Razon

1. Rachel McKinnon / Verónica Ivy (Ciclismo): El 12 de octubre de 2018, Rachel Mckinnon, ciclista que actualmente se hace llamar Verónica Ivy, batió el récord en sprint de 200m, en la categoría femenina de 35 a 39 años. Al día siguiente ganó el Campeonato del Mundo UCI Masters de Ciclismo en Pista, en la categoría femenina de sprint de 35-44 años. En octubre de 2019 batió el récord de la contrarreloj de sprint de 200m, en la categoría femenina de 34 a 39 años.

2. Hannah Mouncey (Balonmano y Fútbol Australiano): Mouncey disputó el Mundial masculino de balonmano celebrado en España en 2013 con la selección australiana. Con sus casi 1,90 metros de altura y sus 100 kilos de peso, es más grande que la media de los jugadores varones de balonmano y de fútbol australiano, ambos deportes de contacto. Después de disputar 22 encuentros internacionales con Australia en la categoría masculina, pasó a competir en la selección femenina de Australia, siendo uno de los miembros más destacados de su equipo con 23 goles anotados en la clasificación para el Mundial de Japón en 2019.

3. Tiffany Abreu (Voleibol): Abreu, que compitió profesionalmente en la categoría masculina de voleibol durante varios años, jugó en la Liga Española masculina en el CV Ortodent Caravaca Año Santo 2010. En 2017 comenzó a jugar en la liga brasileña femenina, en la categoría más baja, y posteriormente lo hizo en la liga italiana A2. Ahora juega en la Superliga femenina brasileña, donde ha batido el récord de puntos en un sólo partido.

4. Fallon Fox (Artes Marciales Mixtas): Fox, que ya no compite, se casó, tuvo una hija, fue marine de los Estados Unidos, y especialista de operaciones en el ‘Enterprise’. Más tarde se dedicaría a conducir un camión con el fin de recaudar dinero para operarse a los 31 años. A los 38 años comenzó a competir en artes marciales mixtas en la categoría femenina. En 2014, durante un combate, le partió el cráneo a su oponente Tamikka Brents, en tan solo dos minutos.

5. Gabrielle Ludwig (Baloncesto): Biológicamente un hombre, nacido como Robert John Ludwig, que después de 2 matrimonios fallidos, y tener un hijo, este ex-soldado de la Marina se declaró mujer en sus 40 años. A los 50 años de edad, midiendo dos metros de estatura y pesando 100 kilos, Gabrielle Ludwig causó enorme sensación cuando hizo su debut en el baloncesto universitario para el colegio comunitario de Santa Clara, California. A pesar de tratarse de un equipo universitario, conviene recordar que en Estados Unidos, puede suponer no sólo becas para estudiar en universidades prestigiosas, sino también beneficios económicos cuando se va subiendo de nivel.

6. Laurel Hubbard (Halterofilia): En 1998 batió récords de levantamiento en la categoría junior masculina de la división M105+. En 2017, ya en la categoría femenina, ganó el oro en el campeonato internacional de Australia y en el Open de Melbourne. En 2018 fue elegida para participar en los juegos de la Commonwhealth, donde lideró la competición hasta sufrir una lesión en un codo. En 2019 ganó dos medallas de oro en los Pacific Games de Samoa, donde su participación fue polémica.

7. Cece Telfer (Atletismo): Tefler ganó el título nacional de Estados Unidos en 400m vallas en el campeonato de 2019 de la segunda división de la NCAA de pista y campo. Antes de competir en la categoría femenina lo hacía en la masculina, en la que no llegaba a entrar en la clasificación de los 200 mejores. En 2019 el medio online LGBT sobre deporte, le otorgó el título de ‘Atleta Femenina del Año’.

La Alianza para el Borrado de las Mujeres considera que si la reglamentación del COI ya supone un grave perjuicio para el deportivo femenino, la Ley Trans, que pretende aprobar el Ministerio de Igualdad, sería su puntilla definitiva.