La confesión de las hijas de Maradona: “Diego fumaba marihuana y le daban una pastilla misteriosa”

Gianinna y Jana declararon como testigos ante la fiscalía

Jana y Gianinna Maradona.
Jana y Gianinna Maradona.Archivo

Se han cumplido tres meses de la muerte de Diego Armando Maradona y la fiscalía general de San Isidro prosigue con su investigación para determinar si hubo negligencia por parte de quienes atendían médicamente al exfutbolista en el momento de su fallecimiento. Por el momento hay siete imputados por homicidio culposo. Este viernes, dos de las hijas de Maradona, Gianinna y Jana, declararon en calidad de testigos ante la fiscalía. Sus declaraciones fueron reveladas por Infobae.

“Lo vi alcoholizado y en alguna oportunidad creo que estaban presentes Luque o Cosachov”, declaró Jana. El neurocirujano Leopoldo Luque era el médico personal de Maradona y Agustina Cosachov, la psiquiatra. Los dos están imputados.

“El personal de la Clínica Olivos quería internarlo en una clínica especializada y Luque se oponía y se agarraba la cabeza. Cosachov respaldó la internación domiciliaria propuesta por Luque. Me daba cuenta por el olor que mi papá fumaba marihuana con Charly”, aseguró Jana. Carlos Orlando Ibáñez, Charly, es un familiar de Rocío Oliva, la última pareja de Maradona, y fue uno de los últimos personajes en sumarse al entorno más cercano de Diego. Según Infobae, Charly se habría presentado con un nombre y un documento falso cuando se incorporó como asistente al círculo íntimo de Maradona. Quería ocultar que era un prófugo de la Justicia, acusado de robo agravado por uso de arma de fuego.

En los audios revelados por Infobae se escuchó a miembros del equipo médico que cuidaba de Maradona quejarse del comportamiento de Charly: “No aguanto más la situación de que Charly le dé marihuana a Diego, no sé cómo hacer para cortarlo”. En esos audios también se pudo escuchar: “Charly había traído a una mujer por la noche. Entonces para quitarse de encima a Diego le dio cerveza y porro. Lo quebró en mil pedazos”.

La declaración de Gianinna tampoco dejó en buen lugar a quienes cuidaban de su padre: “A mi papá le daban una pastilla misteriosa para que si tomaba alcohol le diera asco o rechazo”. Y en cuanto a la falta de comunicación de Maradona con sus hijos, Gianinna explicó la causa: “A mi papá le cambiaban el teléfono constantemente. Mi papá no sabía usarlo, no sabía cambiar el chip. Solo sabía mandar mensajes de voz. Y siempre había alguien dictándole”.

En cuanto al traslado de Maradona desde la Clínica Olivos, donde fue operado de un hematoma subdural, hasta la casa en San Andrés (Tigre), donde falleció, Gianinna declaró que ella ofreció otra alternativa: “Yo había propuesto otra casa mucho más barata y con una habitación con baño en suite y me dijeron que no”.

Gianinna también contó cómo era la situación en la que vivía Maradona: “Cuando se iba Monona [la cocinera] de domingo a martes no quedaba nadie para cocinar ni limpiar. Lo hacía todo el entorno”.