FC Barcelona

Las cuentas del Barça están peor de lo esperado

Una auditoría encargada por Laporta refleja que las pérdidas de esta temporada se disparan hasta los 350 millones de euros

Joan Laporta, en la presentación de Pau Gasol
Joan Laporta, en la presentación de Pau Gasol FOTO: ALBERT GEA

Joan Laporta intuía lo que se iba a encontrar en su segunda etapa como presidente del Barça. De ahí que encargase una auditoría para que confirmase que la situación económica del club no es precisamente desahogada. Según TV3, el análisis al que ha sido sometido el club en los últimos días revela que esta temporada las pérdidas se van a disparar a 350 millones de euros, 150 millones más de las estimaciones que había realizado la anterior junta directiva.

La brutal diferencia puede ser uno de los motivos por los que el que iba a ser el responsable económico de Laporta, Jaume Giró, renunció a formar parte de la candidatura del nuevo presidente. La auditoría económica interna contempla dos escenarios básicos para analizar la realidad del club. El primero es que se ha trabajado considerando que Messi continua en el Barça y el segundo es que se incluye el fichaje de un jugador de talla mundial en el próximo mercado veraniego. Todo esto supondría que el club no generaría beneficios la próxima temporada y hasta la campaña 2022/2023 seguirían las pérdidas.

Según apunta la televisión autonómica catalana, Ferran Reverter, el nuevo director general del Barça, ha sido el encargado de presentar la realidad económica del club a sus compañeros de junta. Su exposición no ha ocultado la gravedad de la situación pese a que ha vendido el futuro con optimismo.

Semifinales de Champions

El Barça hizo valer el 3-0 favorable de la ida para sellar su acceso por cuarta vez en cinco campañas a las semifinales de la Liga de Campeones femenina, a pesar de sufrir la primera derrota de la temporada (2-1) frente al Manchester City en el partido de vuelta de los cuartos de final, disputado en el Academy Stadium. El Barça se atascó al comienzo del partido. La presión alta del City ahogó la salida con balón controlado de las azulgrana, que recurrieron al juego directo y abusaron de los balones largos buscando la carrera de Asisat Oshoala. Sin la posesión, el cuadro barcelonista estuvo muy incómodo en ataque.

En defensa también sufrió para frenar las embestidas iniciales del equipo inglés, que se tradujeron en el primer tanto a los veinte minutos. El Barça, muy poco a poco, se fue haciendo con el control del balón y al borde de la hora de partido llegó el gol de Oshoala que sentenciaba la eliminatoria. Las azulgranas esperan rival, que saldrá del cruce entre el Olympique de Lyon y el PSG.