Baloncesto

El mejor equipo de la Liga roza la tragedia en su vuelo a Memphis

Una bandada de pájaros se estampó contra el avión de los Jazz, destrozó uno de los motores y tuvo que regresar a Salt Lake City, La estrella del equipo, Donovan Mitchell, se negó a coger el siguiente vuelo

Jordan Clarkson intenta anotar a aro pasado
Jordan Clarkson intenta anotar a aro pasadoBrandon Dill

El mejor equipo de la NBA estuvo anoche al borde la tragedia. Los Jazz de Utah, con 36 victorias y 11 derrotas, se disponían a viajar a Memphis para medirse a los Grizzlies. El despegue del aeropuerto de Salt Lake City fue normal, pero minutos después una bandada de pájaros se estampó contra el aparato y destrozó uno de los motores. El avión tuvo que dar media vuelta y realizar un aterrizaje de emergencia en el aeropuerto de la capital del Estado de Utah. Con la expedición conmocionada, los Jazz cambiaron de avión para reemprender el viaje a Memphis, pero... No todos se subieron a la nueva aeronave. La estrella del equipo, Donovan Mitchell, decidió que no viajaba. El alero ya había manifestado en numerosas ocasiones que una de las cosas que más odia del mundo es volar y que después de lo vivido no estaba dispuesto a volver a subirse a un avión. Los Jazz adujeron “razones personales”, pero el tuit que envió el propio Mitchell desde el avión -el emoji de rezar- fue lo suficientemente explícito.

El resto de la plantilla sí se desplazó a Memphis y los Jazz sumaron una nueva victoria (107-111), la séptima seguida. “Fue de locos, una situación límite. Claro que entiendo que Mitchell no se subiera al avión”, afirmó Jordan Clarkson, otro miembro del equipo. “Pensé que el avión se había partido en el aire. Por un momento creía que nada nos podría ayudar. Afortunadamente no fue tan serio, pero desde luego sentimos pánico”, aseguró Mike Conley, uno de los All-Star del equipo.

La gravedad del incidente también afectó al entrenador. Antes del partido, en el vestuario del FedEx Forum de Memphis, Quin Snyder cambió su charla habitual previa a cada partido. Después de la victoria confesó que había hablado a sus jugadores de la “fragilidad de la existencia” porque lo vivido fue “traumático, la atmósfera era escalofriante”. Sus Jazz son la gran sensación de la temporada. Tienen el mejor récord de la Liga por delante de los Suns de Phoenix y los Brooklyn Nets. Su estilo de juego y la confección de la plantilla está muy alejada de la nueva tendencia que se impone en la Liga y que representan mejor que nadie Los Angeles Lakers y los Brooklyn Nets. En el equipo no hay un “estrellón” de la NBA -lo más parecido es precisamente Donovan Mitchell-, pero su plantilla cuenta con una rotación de diez jugadores en la que todos los roles están muy bien definidos.