Tenis

Carla Suárez vuelve a los entrenamientos tras superar un cáncer

La tenista fue diagnosticada de un linfoma de Hodgkin y terminó la quimioterapia a finales de enero

La imagen que Carla Suárez mostró en su Twitter para agradecer las muestras de apoyo. Está entrenando para volver a las pistas después de superar un cáncer
La imagen que Carla Suárez mostró en su Twitter para agradecer las muestras de apoyo. Está entrenando para volver a las pistas después de superar un cáncerLa Razón (Custom Credit)

Carlas Suárez vuelve a sonreír... Bueno, en realidad nunca perdió la sonrisa pese a que el cáncer se cruzó en su vida. Le diagnosticaron un linfoma de Hodgkin en 2020, el año que iba a poner fin a su carrera, y el pasado enero terminó las sesiones de quimioterapia. Todo el proceso de cómo vivió la noticia y cómo pasó la enfermedad lo contó en esta entrevista. Su recuperación va poco a poco, pero ya está entrenando para regresar al circuito, con el sueño de poder hacerlo en los Juegos Olímpicos de Tokio o antes. Tiene ránking protegido y siempre ha dicho que le gustaría volver a jugar, aunque fuera algunos torneos, porque no quiere que su retirada sea por el cáncer y sí porque ella lo decidiera. La canaria, que reside y entrena en Barcelona, mostró una imagen en redes sociales con una pista de tierra batida en la que se está preparando. “¡Muy animada por estar entrenando de nuevo! Les agradezco de todo el cariño que me hacen llegar”, es el mensaje que acompaña al tuit.

Y todo siempre con una sonrisa de una jugadora que ha dado todo un ejemplo de cómo llevar a cabo una situación como la suya. Admite que nunca se planteó por qué a ella o “qué mala suerte” había tenido, todo lo contrario, que esto era un obstáculo en una vida de la que estaba agradecida, y se iba a poner manos a la obra para superarlo.

Carla Suárez llegó a ser la número seis del mundo en 2016. Fue la primera tenista española en pisar el “top 10″ desde la época de Arantxa Sánchez Vicario y Conchita Martínez. Ha ganado dos títulos y su elegante revés a una mano es de los pocos que queda en el circuito femenino. Muchos piensan que si hubiera sido un poco más alta, hubiera llegado todavía más lejos. Ella ni se lo plantea. De hecho, el otro deporte al que pudo dedicarse es el baloncesto. “Y se me daba bien”, afirma.