Deportistas asesinos: las 10 historias más duras y aterradoras

El exjugador de la NFL Phillip Adams, que se suicidó el pasado jueves tras matar a cinco personas, ha pasado a engrosar la macabra lista de la historia más negra del deporte

De estrellas del deporte a criminales
De estrellas del deporte a criminalesArchivoLa Razon

El exjugador de la NFL Phillip Adams protagonizó el pasado miércoles un tiroteo en Estados Unidos en el que fallecieron cinco personas, entre ellas dos niños, en el interior de un domicilio en Rock Hill, en el estado de Carolina de Sur. Adams, que jugó en San Francisco 49ers, New England Patriots, Seattle Seahawks, Oakland Raiders, Seattle Seahawks, New York Jets y Atlanta Falcons, se suicidó una tras llevar a cabo la masacre. Según fuentes policiales, el ex de la NFL entró por la fuerza en el domicilio de Robert Lesslie, un médico conocido en la zona. Posteriormente Adams disparó contra el doctor, su esposa y dos de sus nietos, Además efectuó disparos contra dos operarios que se encontraban en la casa.

Pero este no es el único caso de grandes deportistas que se convierten en asesinos de la noche a la mañana. Crímenes pasionales, disputas callejeras, secuestros, abusos y hasta torturas forman parte de la historia más siniestra del Deporte. Estos son 10 de los casos más escalofriantes:

1. O.J. Simpson: el juicio del Siglo

O.J. Simpson
O.J. SimpsonArchivoLa Razon

Sin duda el caso más famoso de la historia criminal del Deporte. El ex legendario running back de los Buffalo Bills fue uno de los mejores jugadores en su posición durante la década de los 70, pero su vida acabó en tragedia.

En 1994, fue acusado de asesinar a su segunda esposa, Nicole Brown, y al amigo Ronald Goldman, quienes aparecieron fuera de la vivienda de su ex mujer. Ella decapitada, con los ojos morados y los labios rotos. Él, golpeado y apuñalado 19 veces. El Juicio del Siglo, como se lo conoció mediáticamente, se estiró desde enero de 1995 hasta octubre de ese mismo año.

Con pruebas en su contra, contrató un equipo de abogados y, después de varios juicios, en 1995 fue declarado inocente a pesar de que los testigos aseguraban que era un hombre violento y celoso. Se llegaron a registrar varios llamados de la mujer al 911 por maltratos.

Años después sería acusado de robo y secuestro y sería condenado a nueve años de prisión.

2. Chris Benoit: tres días de terror

Chris Benoit
Chris BenoitArchivoLa Razon

El doble homicidio y posterior suicidio de Chris Benoit tuvo lugar durante tres aterradores días que terminaban el 24 de junio de 2007. El luchador profesional de la WWE asesinó a su esposa Nancy, estranguló a su hijo de siete años, Daniel, y posteriormente se suicidó por ahorcamiento. Los resultados de la autopsia mostraron que Benoit asesinó primero a su esposa. Tenía los pies y las muñecas atadas y murió de asfixia en algún momento el viernes, según el fiscal del condado de Fayette, Scott Ballard, en una rueda de prensa. Estaba envuelta en una toalla y había sangre debajo de su cabeza, pero Ballard dijo que no había otras señales de lucha.

El hijo de la pareja, que también murió de asfixia, al parecer fue asesinado mientras yacía en la cama durante la mañana del sábado, horas antes de que Benoit se suicidara en su sala de pesas. Chris Benoit colocó copias de la Biblia junto a los cuerpos de su esposa y su hijo, así como un tercio de la Biblia en su máquina de levantamiento de pesas.

3. Edwin Valero: su última pelea

Edwin Valero
Edwin ValeroArchivoLa Razon

El boxeador venezolano Edwin Valero mantenía un récord de 27-0. El 2 de febrero del 2010 peleó ante Antonio DeMarco, defendiendo el título de peso ligero de la CMB.

Aquella pelea fue la última de su vida, ya que el 17 de abril de ese mismo año, “El Inca” mató a su mujer a puñaladas en el Hotel Intercontinental Valencia tras discutir fuertemente.

Dos días más tarde el púgil apareció ahorcado en su celda con sus propias prendas de vestir, en la cual había quedado detenido después de haber confesado el crimen.

4. Jovan Belcher: asesinato y suicidio

Jovan Belcher
Jovan BelcherArchivoLa Razon

En diciembre de 2012, Jovan Belcher, jugador de los Kansas City Chiefs, un equipo de la primera división de la Liga de Fútbol Americano de Estados Unidos, se disparó un tiro en la boca a la entrada de las instalaciones del club minutos después de haber matado a su novia. El entrenador, el director general y varios miembros de la franquicia, que habían tratado previamente de disuadir al deportista, estaban presentes cuando éste se quitó la vida.

De acuerdo con el Departamento de Policía de Kansas City, sobre las siete de la mañana del 1 de diciembre de 2012, Belcher, de 25 años, inició una discusión con su novia en la residencia que ambos compartían. 50 minutos más tarde, éste comenzó a disparar a su compañera, delante de la madre del jugador, que se había trasladado a la ciudad para visitar a la pareja y a su hija de tres meses. La joven fue trasladada al hospital donde falleció.

Tras disparar a la mujer, Belcher se dirigió al estadio de los Chiefs para acudir a la sesión de entrenamiento y allí se quitó la vida.

5. Marc Cécillon: celos mortales

Marc Cécillon
Marc CécillonArchivoLa Razon

El 8 de septiembre del 2004, el ex deportista francés le disparó cuatro veces seguidas a su esposa Chantal, con su Magnum 357, en una fiesta con más de 60 personas, entre amigos y familiares.

La mujer fue víctima de los celos compulsivos del hombre de 57 años, quien creía que tenía un amante y lo dejaría. Cuatro años más tarde, fue condenado a 14 años de prisión por el Tribunal Penal de Gard y su abogado lo catalogó como un “homicidio pasional”.

Aunque dentro de la cancha presumía de ser un hombre de nervios de acero, que jamás había sido expulsado de un partido con la selección nacional francesa, en su vida privada era un celoso compulsivo; no se pudo probar que su esposa, Chantal Cécillon, hubiera sido infiel, aunque Marc reconoció que él si lo fue en varias ocasiones.

6. Oscar Pistorius: de ídolo a monstruo

Oscar Pistorius
Oscar PistoriusArchivoLa Razon

Junto al caso de OJ Simpson ha sido uno de los más mediáticos de la historia negra del deporte. El atleta sudafricano se encontraba en uno de los mejores momentos de su carrera y era muy admirado tras demostrar que, aunque le faltara una pierna, podía brillar en los grandes campeonatos. Fue el primer deportista amputado que participó en unos Juegos Olímpicos.

Su vida parecía perfecta pero un 14 de febrero del 2013 todo cambió cuando mató a tiros a su novia Reeva Steenkamp y fue condenado en un inicio a seis años de prisión, pero después de una apelación terminó recibiendo una condena final de 15 años de cárcel.

7.- Bruno Fernandes de Souza: carne para los perros

Bruno Fernandes de Souza.
Bruno Fernandes de Souza.ArchivoLa Razon

Uno de los casos más escalofriantes de esta lista es el del portero brasileño, quien en 2010 cometió un crimen detestable. Junto a un grupo de personas ordenó que su exnovia Eliza Samudio fuera secuestrada, torturada, asesinada y además ofreció su carne a unos perros como comida.

El cuerpo de la joven nunca se encontró y el futbolista fue condenado en el 2013 a 22 años de prisión, gracias a la aparición de un testigo clave, su sobrino de 17 años, y pese a que siempre negó haber encargado asesinar a su amante. Los policías interrogaron al joven que realizó una macabra confesión. A Eliza la secuestraron y la llevaron a la casa en Belo Horizonte. Allí ‘fideo’- amigo del portero- la torturó (en presencia de Bruno), la estranguló y después entre todos la descuartizaron.

En la casa habían cuatro perros de raza rottweiler a los que dieron de comer el cuerpo de la joven. Posteriormente los huesos los enterraron y los taparon con cemento.

Ha sido uno de los los casos más polémicos recibió el perdón después de 9 años de buena conducta y además fue fichado tiempo después como portero del equipo Boa Esporte.

8. Eric Naposki: Arrastrado por su amante

Eric Naposki
Eric NaposkiArchivoLa Razon

El ex linebacker de los Patriots y Colts cometió un crimen pasional. El ex jugador de los New England Patriots fue arrestado en 2009, acusado del asesinato de Bill McLaughlin en 1994. El 10 de agosto del 2012 fue condenado a cadena perpetua sin libertad condicional.

Pero, ¿Quién era McLaughlin?, Además de ser el creador de una empresa fundadora de dispositivos que separan el plasma de la sangre, era el marido de Nanette Johnston, una mujer que quería cobrar el seguro de vida de su esposo. Un millón de dólares.

El ex deportista, que había entablado un vínculo sentimental con Johnston, asesinó de seis balazos al empresario, después de que ella le había facilitado las llaves de la casa.

9. Aaron Hernández: en la mente del asesino

Aaron Hernández
Aaron HernándezArchivoLa Razon

Este jugador estrella de la NFL pasó de firmar un contrato millonario de 40 millones de dólares con los Patriots y jugar una SuperBowl a ser condenado a cadena perpetua por asesinato.

El cuerpo de Odin Lloyd apareció tiroteado en una zona cercana a la casa de Aaron la madrugada del 17 de junio de 2013. Hernandez fue juzgado y condenado en 2015 a cadena perpetua. Dos años más tarde, se quitó la vida en la cárcel de máxima seguridad de Shirley, Massachussets. Tenía 27 años.

Unos días antes había sido declarado inocente de dos asesinatos más, previos al de Lloyd, por falta de pruebas evidentes. Aunque había indicios muy claros.

La historia de Aaron Hernández dio pie a libros, programas de televisión y documentales. Tiempo después, se conoció mediante el trabajo periodístico de The Boston Globe que tanto él como su madre eran golpeados por su padre, además había sido abusado sexualmente cuando era pequeño y luchaba con su identidad sexual, ya que tuvo una relación con un mariscal de campo en la secundaria llamado Dennis SanSoucie. Su impactante historia quedó recogida en el documental de Netflix “El asesino oculto: En la mente de Aaron Hernandez”.

10. Cevher Toktas: la escalofriante frialdad de un padre

Cevher Toktas
Cevher ToktasArchivoLa Razon

El futbolista turco, Cevher Toktas, reconoció en mayo del pasado año que asesinó a su hijo en el hospital donde ingresó con síntomas aparentes del coronavirus. Los médicos pensaron que falleció de manera natural, pero once días después, el padre confesó que le causó la muerte por asfixia.

El niño, de apenas cinco años, fue llevado al hospital por su propio padre porque presentaba sintomatología de la Covid-19, con fiebre y dificultades para respirar. Decidieron ingresarlo en la UCI por precaución, donde falleció dos horas después. “Apreté una almohada contra mi hijo, que estaba acostado. Durante 15 minutos la apreté sin levantarla. Cuando dejó de moverse, la solté”, aseguró el jugador.

Pero lo que más sorprendió fue como explicó los motivos del suceso con una frialdad escalofriante: “No lo amaba. Nunca lo hice, desde que nació”.