Real Madrid

El Real Madrid paga la factura contra el Getafe (0-0)

El equipo de Zidane, que además tenía muchas bajas, atacó poco en la primera parte y menos en la segunda. Las paradas de Courtois salvaron un punto

Una de las grandes paradas de Courtois ante el Getafe
Una de las grandes paradas de Courtois ante el GetafeManu FernandezAP

Cada minuto que pasa, teme el Real Madrid que se caiga otro jugador. Se lesionó Mendy y poco antes del partido contra el Getafe, se cayó Valverde, al haber estado en contacto con un positivo por coronavirus. La pregunta no es si alguien se va a lesionar, la pregunta es quién. Así que el conjunto de Zidane empató contra el rival, pero también contra los elementos: las bajas, las sanciones, un fuera de juego de Mariano en el límite al principio del partido y el cansancio acumulado, que al final pasó factura. No va a ser fácil lo que queda de campeonato y espera el Madrid que estos partidos próximos pasen sin mucho daño de puntos y pérdidas. Sacó un punto en Getafe, donde le sostuvo Courtois y donde apenas pudo inquietar la portería rival. Es lo malo del fútbol: todas la batallas importan para ganar la guerra y en este final de curso, eso, está siendo más agotador que nunca.

Fue un Real Madrid con lo que había, la alineación más joven de la temporada, que sonaba hasta extraña, con Militao jefe de la defensa, con Modric de mediocentro, con Rodrygo jugando de interior, en vez de en la banda, que es donde estaba Asensio, y Mariano arriba. No funcionó casi nada, fue un equipo sin peligro y sin posibilidades de hacerlo. Se demostró que los jugadores son especialistas y que cuando se les saca de su posición, no son lo mismo, al menos el primer día. Modric se pasó gran parte del partido (hasta que salió el canterano Blanco) sacando la pelota entre los centrales. No controla la posición el croata, porque se le escapa la manera de jugar que tiene cuando es interior: perdió balones que no debía y su inteligencia arriba se echó de menos. Casemiro le da una red que le hace mejor futbolista. Isco le ayudaba, pero es una pena que el andaluz juegue tan lejos del área, quizá porque se siente más cómodo atrás o quizá porque tocaba, el caso es que cuando le sale el duende, no es en la zona más peligrosa. No jugó mal, no rompió ningún molde tampoco.

Le costó tanto al Madrid llegar que mantener el marcador a cero parecía la mejor solución. Mariano se peleó como siempre, pero, excepto el gol anulado por los pelos, ofreció su repertorio de remates sin éxito. Tampoco muchos, pues no hubo balones en el área del Getafe, que probablemente nunca imaginó un partido tan plácido contra el conjunto de Zidane. Puede que temiese a Vinicius, pero Bordalás le ató entre Nyom y Djené. El cansancio del brasileño hizo el resto. El héroe del Madrid en los últimos choques pasó sin dar noticias durante el partido. Ni Asensio. Sin noticias de los blancos en ataque.

Tuvo más ocasiones el Getafe, pero siempre apareció Courtois para evitarlo. El belga sabe que tiene que sostener al resto en estos tiempos de heroicidad y carestía y es un prodigio ver cómo saca la mano para volar de un lado a otro. Tapa portería de un modo que parece imposible encontrar un hueco para marcar. Con él y con Militao, el Madrid estuvo tan serio como siempre en defensa. Ahí cumplió Chust, el central de la cantera.

De la cantera fue de donde tiró Zidane para intentar dar otro ritmo al partido, pero no había quien moviera hacia delante al Real Madrid. Primero sacó a Benzema, a ver si el francés lograba algo de claridad, pero el problema es que no tenía material para jugar porque no llegaba el Madrid en la segunda parte. Lo hizo poco antes del descanso y apenas existió los segundos cuarenta y cinco minutos. No salió nada interesante, sin fuerzas tampoco para sacar el carácter con el que encierra a los rivales en los últimos partidos cuando le agobia la necesidad.

No fue posible: los choques contra el Liverpool y el Barcelona ha dejado a todos con la lengua fuera.

Algunos como Kroos están tan tocados que su presencia en el banquillo parecía para rellenar el cupo. No jugó. La salida de Blanco hizo que Modric recuperara su posición más natural y eso dio algo de empaque al Madrid, pero no sirvió para mucho. Sí que el Getafe perdió fuelle, porque todos los equipos están ya cansados y porque los de Bordalás no son los que eran. En otros tiempos, con el estilo de cuchillo en los dientes con el que jugaban, hubiesen ido a por el Madrid sin un poquito de misericordia. Pero el miedo por su posición en LaLiga también atenaza y llegó un punto en el que el empate le parecía una buena solución. Que al final, todo se acaba pagando.