Besar a un calvo, orinar en el campo o usar las mismas bragas: las manías más raras del deporte

Los atletas de elite buscan el éxito a toda cosa y para ello no solo confían en su forma física sino también en la suerte. Nadal y Casillas entre los españoles más supersticiosos.

Las manías más sorprendentes de los deportistas
Las manías más sorprendentes de los deportistasArchivoLa Razon

A pocos meses de los Juegos Olímpicos de Tokio y de la Eurocopa, los deportistas se preparan para mostrar su mejor cara y, para ello, no solo confían en su forma física sino también en la suerte. Muchos atletas siguen una serie de curiosos rituales antes de competir. Algunos lo hacen sobre el césped o la pista y otros que empiezan con sus supersticiones en el vestuario o incluso cuando todavía no han salido de casa. Estas son algunas de las manías más sorprendentes de los deportistas de élite:

1. Michael Jordan y el short de la universidad

Michael Jordan hizo maravillas con los Chicago Bulls, pero tenía un secreto: Jordan ganó el campeonato de la NCAA con la Universidad de Carolina del Norte en 1982, y durante su carrera en la NBA utilizó el short de su universidad debajo del uniforme de los Bulls. Claro está que su amuleto surtió efecto.

2. Rafael Nadal, el rey de las manía

Rafael Nadal es uno deportistas más supersticiosos. Hace miles de rituales, pero su receta para ganar antes de empezar a competir es darse una ducha fría 45 minutos antes de cada partido, así como colocar dos botellas de agua cerca de su asiento, cada una con la etiqueta apuntando a los bordes del campo. Y la mítica que todos conocen de acomodarse la ropa interior en cada punto.

3. Iker Casillas y el recorte de mangas

Iker siempre tocaba el larguero con su mano izquierda tras cada gol del equipo
Iker siempre tocaba el larguero con su mano izquierda tras cada gol del equipoArchivoLa Razon

El portero era sin duda uno de los futbolistas más supersticiosos del Real Madrid. No le gustaba pisar la línea al salir al campo y cortaba las mangas y el cuello de las camisetas antes de cada encuentro. Además, tocaba el larguero con la mano izquierda cada vez que el equipo marcaba un tanto.

4. Laurent Blanc: besar a un calvo

Laurent Blanc besando la calva de Fabien Barthez
Laurent Blanc besando la calva de Fabien BarthezArchivoLa Razon

Los rituales más frecuentes suelen ser entrar en el césped con el pie derecho, santiguarse, evitar la línea o mirar y tocar al trofeo por el que se lucha, sentarse en el mismo asiento del autobús o escuchar la misma música, pero algunos van más allá. Durante el Mundial del 98 pudimos ver a Laurent Blanc besando la calva de Fabien Barthez buscando la buena suerte y, lo cierto, es que mal no les fue a los franceses. Empezó como un gesto cariñoso pero se convirtió en imprescindible antes de casa encuentro. Este portero se convirtió al instante en un calvo mítico, solo a la sombra quizá del árbitro Pierluigi Colina.

5. Julio César Chávez y su banda roja

Julio César Chávez es uno de los mejores boxeadores mexicanos. El púgil subía siempre al ring con una banda roja en la frente, ya que creía que esta lo alejaba de las malas vibras y lo protegía de los golpes.

6. André Agassi, sin ropa interior

André Agassi olvidó su ropa interior previo a un duelo de Roland Garros 1999; el tenista jugó y ganó así su partido. A partir de ese momento, y hasta su retiro en 2006, Agassi no utilizó ropa interior en la cancha, ya sea por comodidad o por superstición.

7. Serena Williams y sus calcetines

Serena Williams basa su éxito en una curiosa tradición: la tenista utiliza el mismo par de calcetines durante todo el torneo que está disputando. No sabemos si los lava o no (esperemos que sí), pero la técnica le ha dado resultado.

8. Pepe Reina y el depósito con gasolina

El ahora portero del Lazio confesó en una entrevista que entre sus locos rituales fugura que antes de cada partido tiene que echar gasolina al coche.

9. Sergio Goycochea: Orinar en el campo

Argentina llegó a la final del Mundial de Italia 90 gracias a las paradas de Sergio Goycochea, pero él tenía su propio conjuro. En la previa de los penaltis contra Yugoslavia ‘Goyco’ no pudo ir al baño y orinó a un lado de su portería, sin ser visto. La ‘Albiceleste’ ganó y el arquero repitió este ‘truco’ antes de los penaltis contra Italia. A partir de ahí se convirtió en su ritual.

10. Wade Boggs: El “come pollos”

A Wade Boggs lo apodaron “The Chicken Man” El beisbolista miembro del Salón de la Fama tenía que comer pollo antes de sus partidos. Tal era sus obsesión que su esposa tenía más 40 recetas para cocinarlo.

11. José Roberto Guimarães: Tocar una joroba

Este es el ritual del entrenador de voleibol brasileño, José Roberto Guimarães, el único brasileño en ganar tres oros olímpicos para Brasil. Este entrenador atribuye sus anteriores triunfos a tocarle la joroba a un jorobado antes de competir e intenta hacerlo poco antes de los partidos importantes.

12. Morghan King, siempre con las mismas bragas

La levantadora de pesas americana Morghan King lleva siempre el mismo par de calcetines y las mismas bragas cuando compite. Cree que le traen suerte y en estos casos la higiene no es lo primero, aunque asegura que las lava concienzudamente antes de competir.