Cómo Nagelsmann ha superado a Mourinho

Los 25 millones que ha pagado el Bayern al Leipzig por su traspaso lo ha convertido en el entrenador más caro de la historia

Julian Nagelsmann, nuevo entrenador del Bayern
Julian Nagelsmann, nuevo entrenador del BayernCATHRIN MUELLERNAGELSMANN ENTRENADOR DEL BAYERN

Julian Nagelsmann es un año más joven que Manuel Neuer, el portero y capitán del Bayern de Múnich. Pero eso no ha impedido que el club bávaro lo haya convertido en el entrenador más caro del mundo, al pagar 25 millones de euros al Leipzig por su traspaso. El récord hasta ahora lo tenía Mourinho, por el que el Real Madrid pagó diez millones al Inter después de ser campeón de Europa.

El Bayern tenía que buscar un sustituto a Hansi Flick, el entrenador con el que ganó seis títulos el año pasado, que se marcha cansado de pelearse con Salihamidzic, el director deportivo, y con la ilusión de ser seleccionador después de la Eurocopa. Y para Nagelsmann ya había llegado el momento de dirigir a un grande de verdad.

El entrenador del Bayern para la próxima temporada es joven, pero ya hace tiempo que es observado por los mejores equipos de Europa. Él mismo ha reconocido que hace dos años le llamó el Real Madrid, antes del regreso de Zidane, pero decidió quedarse en el Leipzig. «No estaba preparado, no tenía tiempo de aprender el idioma», reconocía hace unas semanas en una entrevista publicada en el diario «Sport».

Y a Nagelsmann le gusta preparar mucho las cosas, como se ve en los partidos de su equipo. «Sabe lo que quiere y así nos lo transmite en cada charla, en cada entrenamiento y siempre nos exige el máximo. Eso es bueno para los jugadores y para el equipo. Si entrenas al máximo y con toda la intensidad, así vas a jugar también y vas a estar más cerca del objetivo, que es la victoria», reconoce Dani Olmo, que ha crecido mucho como futbolista a las órdenes de Nagelsmann.

La idea del todavía técnico del Leipzig no era sentarse tan pronto en un banquillo –debutó como entrenador principal en la Bundesliga con 27 años–, pero las lesiones le obligaron a retirarse de manera prematura. Y cuando el Hoffenheim le entregó el mando del primer equipo en 2015 ya tenía experiencia en otras categorías y como segundo. Tuchel había sido su entrenador y fue el primero que confió en él para que lo acompañara en el cuerpo técnico del Augsburgo como ojeador, pero al Hoffenheim llegó desde su equipo filial, al que había hecho campeón de su categoría. Y del Hoffenheim pasó al Leipzig, un equipo con una personalidad muy marcada. Tanto como la de su entrenador hasta ahora.

Nagelsmann es un entrenador muy intervencionista, siempre dispuesto a interpretar lo que sucede en el campo y a intervenir. Puede cambiar de sistema y la posición de sus jugadores varias veces durante un partido, depende de las necesidades que detecte.

Así ha hecho del Leipzig la gran alternativa al Bayern en la Bundesliga, por encima del Borussia Dortmund. Y el año pasado lo llevó hasta las semifinales de la Liga de Campeones después de eliminar al Atlético de Madrid en cuartos. Y ahora sí se siente en condiciones de afrontar el siguiente paso, que es el banquillo del Bayern.

Allí volverá a encontrarse con Upamecano, el central del Leipzig, pero su plan no es desvalijar a su actual equipo. «No voy alquilar un autobús para llevarme a los jugadores de Leipzig a Múnich», dice. El Bayern pone los futbolistas. Él, el método.