Mount, el ‘hijo’ de Lampard

El canterano es el futbolista con más talento, más desequilibrante y decisivo del rocoso Chelsea construido por Tuchel

Mason Mount, pieza clave en el Chelsea.
Mason Mount, pieza clave en el Chelsea.Neil Hall / POOLEFE

El Chelsea se gastó 247 millones de euros el pasado verano en fichajes, más que nadie en el mundo. Pero su mejor jugador lo tenía en casa. Ser elegido para formar parte de la plantilla del Chelsea no es fácil y hacerlo siendo de la cantera es casi un milagro. Todo eso lo ha logrado Mason Mount.

La vida de este talentoso centrocampista comenzó a cambiar en el verano de 2017, cuando tras proclamarse campeón de Europa Sub-19 con Inglaterra fue cedido al Vitesse. Ahí comenzó a entender que no siempre el camino más recto es el mejor. Por si la endémica ausencia de canteranos en el primer equipo del Chelsea no era suficiente aviso, con la cesión al Vitesse comprendió que para llegar a jugar en los blues debía hacer méritos lejos de casa.

La experiencia fue tan enriquecedora como dura en sus inicios. En cinco de las seis primeras jornadas no jugó y vio cómo le bajaban al equipo Sub-21 para disputar un encuentro. En la jornada 13 fue titular por primera vez y ya nadie le sacó de ahí hasta el final de temporada. Se despidió de los Países Bajos con la sensación de que el sueño estaba más cerca.

El verano siguiente, un nuevo viaje terminó de cambiar su vida para siempre. Frank Lampard inició su aventura como entrenador en el Derby County y pidió la cesión de Mount. No se puede entender lo que es hoy Mount sin su paso por este equipo de la Championship. Mount fue una pieza clave para Lampard y el Derby acarició el ascenso a la Premier League.

Gracias a su excelente trabajo en el Derby, Lampard fue fichado en el verano de 2019 como entrenador del Chelsea y de su mano regresó también Mount a Stamford Bridge. Si algo tuvo siempre claro Lampard es que Mount iba a ser titular indiscutible. Su juventud (ahora tiene 22 años) y el hecho de que ya hubiera coincidido con su entrenador en el Derby despertaron notables reticencias entre algunos seguidores. Comenzó a circular la idea de que Mason no jugaba por méritos deportivos, sino por ser el favorito del técnico. Hasta tal punto fue así, que empezó a ser conocido como el ‘hijo’ de Lampard. “Frank Lampard no lo elige para 80 partidos porque le gusta y es un buen chico, lo elige porque quiere ganar”, dijo al respecto su padre Tony, el biológico.

El fútbol de Mount no tardó en desmontar esta peregrina teoría y ya pocos dudan de que es el jugador con más talento, más desequilibrante y decisivo del rocoso Chelsea que ahora maneja el alemán Thomas Tuchel. Nadie tiene más influencia en el juego que él, ya sea desde una de las tres posiciones de la mediapunta, donde sus movimientos siempre tienen un sentido, o como mediocentro, un puesto que no le es extraño. “Presiona tan bien como cualquier otro centrocampista con el que haya trabajado o entrenado y hace 100 cosas que impresionan a los entrenadores para los que trabaja. Puede marcar más goles, dar más asistencias, pero es un futbolista de calidad, que sólo va a mejora”, dijo de él Lampard. Todo lo que ha mostrado parece que apenas es un avance de lo que está por venir.