Ciclismo

Mikel Landa busca la gloria en el Giro, su carrera favorito

Egan Bernal y Simon Yates son los favoritos en una carrera con más montaña que contrarreloj

Mikel Landa
Mikel LandaTim de Waele / PoolEFE

Mikel Landa desafió a Alberto Contador en el Giro de 2015. Fue la última grande que ganó Alberto y Mikel, que entonces parecía tener aún más futuro que presente, le llevó hasta el límite. Sólo la decisión del equipo Astana de frenarlo para que fuera Fabio Aru el que intentara disputar el triunfo final a Contador impidió disfrutar de la verdadera pelea que ofrecía aquella carrera.

Landa terminó tercero y desde entonces no ha vuelto a subirse al podio en una grande. Es como una maldición que le impide alcanzar ese peldaño. Fue cuarto en el Tour de 2017, sólo un segundo por detrás de Bardet. Cuarto otra vez en el de 2020. Y cuarto también en el Giro de 2019, al que llegó como líder de Movistar y que terminó ganando su compañero Richard Carapaz. Pero ahora Mikel, que cumplió los 31 en diciembre, se siente mejor que nunca, en disposición de pelear por un Giro que tiene más montaña que contrarreloj, como a él le gusta. Aunque comience hoy con una crono urbana por las calles de Turín.

«No sé si estoy en mi mejor forma, pero sé que estoy en uno de los mejores momentos. Veo a los rivales más cerca que nunca», dice Landa, que llega a la carrera italiana acompañado en el Bahrein-McLaren por Pello Bilbao, que ya fue quinto el año pasado y sexto en 2018.

No está Roglic, tampoco Pogacar, los dos hombres que han revolucionado el ciclismo en el último año. Bernal y Evenepoel regresan después de sus lesiones y Simon Yates busca el Giro que le arruinó Froome en 2018. Vincenzo Nibali apura sus últimas oportunidades de hacer algo grande en su carrera y Marc Soler se estrena como líder absoluto de Movistar. Pero Mikel se ve capaz de todo.