Baloncesto

LeBron James contra Curry en los partidos que nadie quería

La NBA se adentra esta semana en el «Play-In», los duelos directos que deciden los cuatro últimos clasificados para playoffs. Los Lakers se miden con los Warriors

LeBron James, en el último partido de la primera fase ante los Pelicans
LeBron James, en el último partido de la primera fase ante los Pelicans FOTO: Derick Hingle AP

Evan Wasch es uno de los ejecutivos estrella de Adam Silver, el Comisionado de la NBA. Se trata del vicepresidente ejecutivo de estrategia y análisis de la Liga y uno de los padres del último invento de la NBA, el «Play-In» que comienza mañana una vez concluida la primera fase de 72 partidos. «Quien sea el que se le ocurrió esa mierda merece ser despedido», soltó LeBron James sobre unos playoffs en versión reducida que se resuelven en tres días y que darán a conocer el nombre de los dos últimos aspirantes al título en cada Conferencia. Entre los implicados están los Lakers y los Warriors. O lo que es lo mismo LeBron y Stephen Curry, dos de los productos más mediáticos de la competición, que se van a medir en un dueño directo. Como si todo estuviera dirigido ambos se enfrentarán mañana en una especie de primera ronda.

El «Play-In» se inventó para la pasada burbuja de Disney. El octavo y el noveno de cada Conferencia debían disputar una eliminatoria si este último estaba a menos de cuatro victorias de la octava plaza. El octavo sólo necesitaba ganar un partido para meterse en playoffs. El noveno tenía que ganar dos. Esta temporada la versión se ha mejorado, aunque los jugadores no opinen lo mismo. El séptimo, en este caso los Lakers de Lebron en el Oeste, juega con el octavo, los Warriors de Curry, y el ganador de ese cruce ya está clasificado. El perdedor tiene otra oportunidad. Debe jugar con el ganador del cruce entre el noveno, Memphis Grizzlies, y el décimo, San Antonio Spurs. De aquí saldrá el octavo clasificado. En el Este los cruces son Boston Celtics-Washington Wizards e Indiana Pacers-Charlotte Hornets.

En una temporada que la pandemia ha dejado en 72 partidos, diez menos de lo habitual, se han multiplicado las voces contra el nuevo invento. A Lebron James, el portavoz oficioso de los jugadores, le siguió otra estrella como Luka Doncic. Sus Mavericks evitaron en la última semana ser séptimos. «No entiendo la idea de jugar ese playoff. Se juegan 72 partidos para clasificarnos y luego si pierdes dos seguidos te quedas fuera. No lo entiendo», dijo el esloveno. Su jefe, el multimillonario propietario de los Mavericks, Mark Cuban, se alineó con los jugadores: «Entiendo por qué lo hacen, pero esto dobla el estrés en un calendario ya comprimido. Los jugadores están jugando más partidos y con más minutos en menos días».

Hace poco más de siete meses los Lakers estaban celebrando el anillo y rearmándose para sumar su décimo octavo entorchado y deshacer el empate con los Celtics, pero... esta temporada ninguno de sus diez jugadores más importantes ha jugado los 72 partidos de la primera fase. LeBron se ha perdido 27; Anthony Davis, 36; Marc Gasol, 20; Caruso, 14; Dennis Schröder, 11... Las lesiones y el coronavirus han pesado más que la racha final de cinco victorias consecutivas y han terminado séptimos. «Por fin empezamos a sentirnos completos», ha amenazado LeBron recuperado del alarmante esguince en el tobillo derecho.

La respuesta de Curry ha llegado con hechos. Casi en solitario se ha empeñado en que los Warriors tenían que seguir vivos a mediados de mayo. Se ha proclamado por segunda vez en su carrera máximo anotador de la Liga. Cerró la primera fase con 46 puntos ante los Grizzlies y ha promediado 32 por encuentro. Con 33 años nadie ha promediado una anotación tan elevada desde que lo hiciera Michael Jordan en la temporada 1997/98 con 35 años. Curry no será elegido MVP –ese reconocimiento parece que será para Nikola Jokic, pívot serbio de los Nuggets–, pero su excepcional temporada le ha situado a la altura de mitos con Jordan, Wilt Chamberlain o Kareem Abdul-Jabbar. Ellos son los únicos cuatro jugadores en la historia con más de un título de campeón, máximo anotador y MVP.

Sus Warriors y los Lakers buscan sumarse a los seis equipos ya clasificados en el Oeste: Utah (52 victorias y 20 derrotas), Phoenix (51-21), Denver (47-25), Clippers (47-25), Dallas (42-30) y Portland (42-30). El ganador del Lakers-Warriors se medirá a los sorprendentes Suns de Phoenix en la primera ronda de los playoffs y el ganador del segundo partido de la repesca jugará contra Utah, el mejor equipo de la Liga. En el Este los ya clasificados para la fase final son los Sixers (49-23), Brooklyn Nets (48-24), Milwaukee (46-26), Nueva York (41-31), Atlanta (41-31) y Miami (40-32).