Ciclismo

“Bernal y los hijos de la Cordillera”. De Cochise a Egan, pasando por Pablo Escobar

El periodista Guy Roger hace un retrato exhaustivo del último medio siglo del ciclismo colombiano. De los primeros escarabajos a la victoria de Egan en el Tour

Portada de "Bernal y los hijos de la cordillera"
Portada de "Bernal y los hijos de la cordillera"Cultura Ciclista

Egan Bernal es la gran figura del ciclismo colombiano, el primero en ganar un Tour, pero antes que él hubo otros. Y ese camino, el que va desde los primeros escarabajos que exploraron Europa hasta Egan, es el que recorre Guy Roger, periodista francés especializado en ciclismo, en el libro “Bernal y los hijos de la Cordillera”, publicado por Cultura Ciclista.

Trabajó en «L’Equipe» durante 31 años y vivió en directo aquella primera invasión, la de los que llegaron antes incluso de Lucho Herrera. Como Patrocinio Jiménez, que cuenta cómo se enfadó con su compañero Edgar «Condorito» Corredor, cuando vieron a Hinault por primera vez en persona y «Condorito» quiso pedirle un autógrafo. Como Alfonso Flórez, ganador del Tour del Porvenir de 1980. O Martín Ramírez, el hombre que le ganó un Dauphiné al mismo Hinault.

Patrocinio Jiménez y Edgar Corredor fueron los primeros colombianos en llegar a España, a aquel Teka que dirigió fugazmente Luis Ocaña. Ahora son muchos y ya no son sólo escarabajos. Hacen más cosas que subir montañas. Pero Guy Roger no se olvida de que el primero de todos fue Cochise, al que la UCI y el COI le hicieron el favor de prohibirle competir como amateur. Le obligaron a ganar dinero.

Cochise fue el primero de una estirpe que ha llegado a su máxima expresión con Bernal. Un ciclista precoz, que llegó a Europa muy temprano de la mano de Gianni Savio, un mánager de los de toda la vida especializado en la caza de talento colombiano para alimentar a sus equipos.

Pero el libro no sólo se ocupa de los momentos de gloria del ciclismo colombiano en el último medio siglo. Hubo momentos de decadencia, que coincidieron con la explosión del fútbol, con el Nacional de Medellín y la selección colombiana peleando con los mejores.

Y momentos de tensión como los que vivió Lucho Herrera, el primer colombiano en ganar una gran vuelta, cuando fue secuestrado por las FARC en el año 2000. Llevaba tiempo retirado, pero no por eso dejaba de ser una celebridad de la que sus secuestradores conocían todo su patrimonio de manera exacta. A otros sólo les robaron la bicicleta y, como hizo Alirio Chizabas, decidieron entrenarse siempre acompañados por una pistola para protegerse.

Y no se olvida de la relación de Pablo Escobar con la bicicleta. Llegó a fundar un equipo profesional que dirigía su hermano Roberto. Una manera más de blanquear el dinero que procedía del tráfico de drogas.

Guy Roger consigue testimonios directos, confesiones directas de los protagonistas, que convierten el libro en un retrato exhaustivo, una biografía del ciclismo colombiano en los últimos cincuenta años.