El gesto de Guardiola con la medalla de subcampeón del que todo el mundo habla

El Manchester City perdió contra el Chelsea la final de la Champions. Tuchel ganó la partida al entrenador español

Guardiola, entrenador del Machester City, con la medalla de subcampeón de Europa
Guardiola, entrenador del Machester City, con la medalla de subcampeón de EuropaPierre-Philippe Marcou / POOLEFE

La partida de ajedrez, el encuentro de estrategas, la batalla de pizarras se decidió por un chispazo. Un magistral pase de Mason Mount a Kai Havertz que derrumbó las esperanzas de ser campeón de Pep Guardiola y su Manchester City y colocó la segunda Champions a las vitrinas del Chelsea (0-1).

Como si de la final de 2012 se tratara, el Chelsea volvió a emerger como no favorito para dar la sorpresa y apoyarse en el dibujo de Thomas Tuchel, la genialidad de sus jóvenes y la experiencia del capitán para conquistar la segunda Liga de Campeones y negar a Guardiola una miel que se le resiste desde hace diez años y que tendrá que seguir persiguiendo con un City primerizo e inadaptado a estos partidos.

El técnico español se había equivocado prescindiendo del mediocentro defensivo, Fernandinho o Rodri, en pos de un equipo más ofensivo. Tenía una parte para ser el sexto equipo en remontar una final que llegaba perdiendo al descanso; el primero en ganar su primera Champions remontando desde el Oporto en 1987.

Su calma, como ganador de tres 'Orejonas', dos como entrenador y una como jugador, contrastaba con la de su equipo, donde solo un jugador había llegado hasta este partido definitivo antes. Ilkay Gündogan, y no tocó metal.

Y encima, su mejor arma en el césped, su prolongación, se fue lesionado con un ojo morado tras un choque con Rudiger. De Bruyne, entre lágrimas, desapareció por la puerta de atrás de la final. Abrazado a Guardiola y Lillo.

No pudo ganar Guardiola la Champions y se tuvo que contentar con la medalla de subcampeón, al recogerla, normalmente, los futbolistas, se la quitan, enfadados por perder, como si hubieran fracasado, Guardiola, en cambio, la besó.