Deportes

Eurocopa 2021: Dinamarca 1-Bélgica 2: De Bruyne y Hazard remontan ante los daneses

La entrada del jugador del Manchester City lanzó a los belgas, que hasta ese momento sufrían por detrás en el marcador

De Bruyne debutó a lo grande en la Eurocopa. Su entrada dio paso a la remontada de Bélgica ante Dinamarca
De Bruyne debutó a lo grande en la Eurocopa. Su entrada dio paso a la remontada de Bélgica ante DinamarcaWolfgang Rattay / POOLEFE

Entró De Bruyne en el campo y las nubes se abrieron para Bélgica. Cinco minutos necesitó el jugador del City para dar la asistencia del empate a Thorgan Hazard y quince más para culminar la remontada con un disparo desde lejos que Schmeichel no se esperaba. Su aparición borró las dudas sobre si su selección es favorita a todo y desactivó el coraje y la intensidad de Dinamarca, que quería agarrarse a la Eurocopa tras la derrota del primer día ante Finlandia y, sobre todo, darle un triunfo a Eriksen, homenajeado antes del partido y en el minuto diez y que miraba desde el hospital. Fue un gran partido de los daneses, que se rindieron ante la calidad del rival.

Todo lo que construyeron en la primera parte se les vino abajo cuando Roberto Martínez movió el banquillo y puso tres de sus mayores cracks sobre el césped. Un trío que llega fuera de su mejor forma por distintas lesiones, pero que confirma los quilates de este grupo, que va avanzando y metiendo miedo mientras afina sus mejores piezas. Además de De Bruyne, aparecieron Witzel, que llevaba meses sin jugar tras una rotura del tendón de Aquiles, y Eden Hazard, buscando la inspiración que ha perdido en Madrid con tantas lesiones. Entre los tres soplaron el castillo de naipes que había creado Dinamarca con mucho esfuerzo y, de paso, activaron a Lukaku, que se había sentido demasiado solo hasta ese momento.

Una arrancada del delantero del Inter fue el nacimiento del gol del empate. Tras un esprint y dos regates le puso el balón a De Bruyne, que dejó uno de esos detalles que sólo parecen fáciles porque los hacen futbolistas de muchísima calidad. Una delicatessen dentro del área que sentó a dos defensas antes de ponerle la pelota a Thorgan Hazard, que sólo tuvo que llegar y empujarla. Un golazo de billar que no tiene mucho que envidiar a la jugada del 1-2. Esta última la culminó De Bruyne tras un pase de el otro Hazard, el que era el bueno antes de dejar el Chelsea.

Antes de todo eso, Bélgica había sufrido lo suyo en el Parken de Copenhague. Principalmente porque su tarde empezó con una pifia de Denayer. El central se equivocó al sacar la pelota desde atrás ante la presión danesa y su error puso más difícil la misión belga. Su pérdida la convirtió en oro Poulsen, con un remate cruzado ante el que nada pudo hacer Courtois. Sí paró la siguiente e portero del Real Madrid, que después de su acción abrió los brazos pidiendo explicaciones a sus compañeros ante tanta pasividad. Los daneses pasaban por encima en ritmo a sus rivales y merecieron de sobra el segundo tanto. No lo consiguieron y se quedaron sin colchón superior antes de que apareciera De Bruyne para hacerles un estropicio.

Ni por debajo en el marcador se rindieron los de Hjulmand, que terminaron el choque como lo empezaron: dando tormento a Courtois. Hasta el portero Schmeichel subió a cabecear una falta y Braithwaite envió un balón a la madera ante el resoplido de Courtois. El triunfo para Eriksen no llegó, pero antes del partido le cantaron el «You’ll Never Walk Alone», aunque eso ya lo sabe tras tantas muestras de cariño estos últimos días.