F-1

El Fernando Alonso más personal: “Es complicado crear relaciones auténticas”

El piloto español marcó el séptimo mejor tiempo en los libres de los entrenamientos de Hungría de F1

Fernando Alonso, en Hungría
Fernando Alonso, en HungríaAFP7 vía Europa Press AFP7 vía Europa Press

El español Fernando Alonso (Alpine), que marcó este viernes el séptimo tiempo en la jornada de entrenamientos libres para el Gran Premio de Hungría, el undécimo del Mundial de Fórmula Uno, declaró en el Hungaroring que se están “acercando”, por lo que considera que “fue un buen día”.

"Fue una buena jornada. Obviamente, el Hungaroring es un tipo de circuito muy diferente a Silverstone (Inglaterra, sede hace dos domingos del Gran Premio de Gran Bretaña); y realmente necesitas adaptarte a estas curvas de baja velocidad y a la diversidad de acción que hay a lo largo de una vuelta", explicó el doble campeón mundial asturiano (2005 y 2006, con Renault, como se denominaba de aquella su actual escudería).

“Probamos una serie de cosas en el coche, algunas de las cuales estaban pensando en estas elevadas temperaturas en Budapest”, comentó Alonso -que el jueves cumplió 40 años- en el circuito en el que, en 2003, logró la primera de sus 32 victorias en la Fórmula Uno.

“Aún no tenemos un equilibrio perfecto, así que tendremos que trabajar mucho esta noche. Pero nos estamos acercando, así que en líneas generales ha sido un día productivo”, opinó el ovetense de Alpine este viernes después de los entrenamientos libres para el Gran Premio de Hungría.

Pero Fernando Alonso, por su cumpleaños, también ha contestado a preguntas personales y sobre el cambio de la F1: “Antes no había tanta tecnología. Cuando pilotabas, muchas cosas las hacías por instinto… y hoy recibes instrucciones continuas de los ingenieros”,

“Hay poco que inventar. Entonces, cuado se apagaba el semáforo, no sabían si sería un día favorable a Bridgestone o Michelin y hoy sabes que sólo dos equipos pueden ganar”, insiste.

Ha cambiado la forma de pilotar y la forma de relacionarse: “No había tantas cosas que nos han convertido en una sociedad un tanto superficial. Se vive a golpe de ‘meme’, de ocurrencias rápidas y resulta complicado crear lazos y relaciones auténticas”, ha expresado.