Juegos Olímpicos

Ajustada y discutida derrota de Gabriel Escobar, que deja al boxeo español sin medalla

El púgil de Leganés perdió a los puntos por decisión dividida contra el kazajo Bibossinov

Gabriel Escobar lanza un  golpe al kazajo Saken Bibossinov
Gabriel Escobar lanza un golpe al kazajo Saken BibossinovUESLEI MARCELINOREUTERS

El boxeo español se queda sin medalla en los Juegos de Tokio después de la ajustada y discutida derrota de Gabriel Escobar en los cuartos de final del peso mosca. El púgil de Leganés se encontró con un rival complicado, el kazajo Bibossinov, que estaba más preocupado de no dejar boxear al español que de pelear.

A Escobar le pesó una caída en el primer asalto, con cuenta incluida del árbitro, que condicionó las votaciones de los jueces. Escobar perdió ese primer parcial, pero encontró el camino para hacer daño a su rival.

La envergadura de Bibossinov hacía más complicado para el español entrar en la distancia y decidió cambiar la guardia. Empezó a boxear de zurdo y los golpes empezaron a llegar con más claridad, lo que le permitió llegar igualado al último asalto. Las cartulinas de los jueces señalaban un 4-1 para el español, el mismo resultado que en el primero para el kazajo.

Bibossinov se abrazaba constantemente para impedir que Escobar pudiera boxear y que le llegaran los golpes por ese costado derecho que dejaba más descubierto. El español llevaba la iniciativa y se quejaba constantemente de las maniobras del kazajo, que le tiró dos veces al suelo con sus abrazos.

El último asalto, el decisivo, nació igual que el anterior, con Escobar buscando los golpes y Bibossinov evitando la pelea. Pero los jueces valoraron más la actitud del kazajo, que terminó llevándose la victoria por 3-2 en las cartulinas. Tres jueces lo vieron ganador:; dos vieron mejor a Escobar, que se marchó frustrado del “ring”. Se veía ganador y la medalla se le escapó.

Una victoria le hubiera garantizado la medalla, ya que en boxeo se reparten dos bronces a los semifinalistas derrotados. La última medalla olímpica del boxeo español sigue siendo la del seleccionador. Rafa Lozano, en los Juegos de Sydney 2000, una plata en el peso minimosca. Cuatro años antes, en Atlanta, había conseguido el bronce en el mismo peso.