Juegos Olímpicos

España supera a China para luchar por las medallas

Las españolas cimentaron su victoria (11-7) en los dos primeros cuartos, en los que fueron muy superiores a las chinas

Anna Espar controla la pelota en el partido de cuartos de final contra China
Anna Espar controla la pelota en el partido de cuartos de final contra ChinaFernando BizerraEFE

Hace cinco años, en Río, España y China se peleaban por una posición entre el quinto y el octavo puesto. Una consolación que no consolaba a nadie y en la que las españolas terminaron ganando, aunque después perdieran con Australia en la lucha por el quinto puesto.

Aquellas eran las semifinales de las perdedoras. Ahora, en Tokio, la lucha era por entrar en las semifinales de verdad, las que dejan a España a una victoria de conseguir una medalla, a un paso de regresar al podio que ya pisaron en 2012 cuando consiguieron la plata.

Pareció más sencillo el encuentro de lo que amenazaba la trayectoria de las chinas. Un arranque espectacular de España en el primer cuarto la puso en el camino hacia la victoria desde muy temprano. La gran actuación de Laura Ester en la portería era un seguro para España, que superaba a China en ataque y en defensa. El primer parcial terminó con un 5-2 que hacía justicia a la superioridad española en la piscina.

Nunca las chinas consiguieron dar la vuelta a esa ventaja, que fue a más en el segundo cuarto. Ese 9-5 que reflejaba el marcador era una tranquilidad para Miky Oca, el seleccionador español. Anna Espar y Bea Ortiz acompañaban siempre en el agua a Laura Ester para dar estabilidad al equipo. Aunque el brazo ejecutor era el de Judit Forca, que marcó cuatro de los once goles de España.

La ventaja aumentó en el tercer cuarto hasta el 11-6 y el partido parecía ya ganado, pero China lo intentó hasta el último momento. España fue incapaz de marcar en los últimos ocho minutos y el resultado se apretó con un gol más de las rivales. Pero la ventaja era demasiado grande como para que la victoria peligrara.

España ya está en las semifinales y la medalla se siente más cerca.