De Arnau a Robert Enke: 10 carreras deportivas que acabaron en suicidio

Hoy es el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, una lacra de la que no escapa el deporte de élite. En España cada dos horas y media una persona decide poner fin a su vida.

Deportistas que se quitaron la vida
Deportistas que se quitaron la vidaArchivoLa Razon

Desde el año 2003, la Asociación Internacional para la Prevención del Suicidio, en colaboración con la Organización Mundial de la Salud, ha promovido cada 10 de septiembre el Día Mundial para la Prevención del Suicidio, con el objetivo de concienciar a nivel mundial que el suicidio puede prevenirse. El suicidio es uno de los mayores problemas de salud pública de España y en el mundo pese a que haya sido un tabú durante tantos años. En nuestro país se quitaron la vida 3.671 personas en 2019, según los últimos datos definitivos del Instituto Nacional de Estadística (INE). Son diez personas al día. Una cada dos horas y media.

A nivel mundial, se suicidan cada año casi un millón de personas, lo que equivale a una persona cada 40 segundos. Además, por cada muerte por suicidio se estima que hay 20 intentos. Un grave problema que afecta a todos los ámbitos de la sociedad y del que no escapa el Deporte.

Figuras como el ex portero de waterpolo Jesús Rollán, Francesc Arnau, exportero de Barça, Robert Enke, ex arquero de Alemania o Justin Fashanu, primer futbolista de cierta fama que se declaró públicamente homosexual y que acabó quitándose la vida, son algunos nombres destacados de una lista que representa la cara más amarga del deporte.

Estos 10 de los deportistas suicidas más famosos de la historia:

1. Francesc Arnau

Es uno de los casos más recientes y dolorosos del fútbol español. Ex portero de Barça y Málaga, murió el pasado 21 de mayo tras precipitarse a las vías de un tren con pasajeros en Oviedo, donde trabajaba como director deportivo del Real Oviedo. Arnau (Las Planas, Girona), de 46 años, se formó en las categorías inferiores del Barcelona y llegó a jugar en el primero equipo tres temporadas, entre 1998 y 2001. Ese año fichó por el Málaga, en el que estaría diez temporadas. Fue internacional Sub-21 con España. En 2011, tras 135 partidos en liga y casi 13.000 minutos como profesional, colgó los guantes para incorporarse a la estructura de la dirección deportiva del club malacitano, donde ocupó la dirección adjunta de la Academia. Allí desempeñó la labor de director deportivo desde 2015 hasta la temporada 2017-2018, en la que fue sustituido por Mario Husillos tras desavenencias con la gerencia del club, a cargo de Al Thani. Su siguiente aventura deportiva le llevó a Oviedo, ciudad en la que se dejó la vida. Esta misma semana, su viuda y madre de sus dos hijos, María José Camacho, concedía una entrevista demoledora en la que se lamentaba por no haber visto venir el trágico final de su marido. “Fue un adiós sin anestesia. Ojalá hubiese podido despedirme de él. Le diría mil veces te quiero”, afirmaba Pepa, como él la llamaba, durante una entrevista en el diario La Nueva España.

2. Jesús Rollán

Jesús Rollán FOTO: Archivo La Razon

El campeón de waterpolo Jesús Rollán, uno de los grandes amigos y amores de la Infanta Cristina e íntimo de Iñaki Urdangarin, se quitó la vida víctima de una depresión el 11 de marzo de 2006. Portero de waterpolo del llamado ‘dream-team español’, campeón mundial y olímpico, fue hallado muerto en un balneario de La Garriga, en el que estaba pasando unos día. Se suicidó saltando por una ventana.

Rollán fue medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atlanta y de plata en los de Barcelona con la selección española, además de ser campeón del mundo en dos ocasiones, en Perth y Fukuoka. Rollán llevaba desde el mes de octubre de 2006 en tratamiento médico en un centro especializado de La Garriga, cuyo coste sufragaba íntegramente el Comité Olímpico Español (COE). El presidente del COE, Alejandro Blanco, decidió reactivar el programa Tutoría de Deportistas poco después de acceder al cargo y Rollán fue uno de sus primeros beneficiarios una vez que se comprobó que el campeón olímpico y mundial tenía “problemas” de distinta índole.

El COE sugirió a Jesús Rollán, que solicitó personalmente ayuda, su ingreso en un centro especializado, lo que el jugador hizo cinco meses antes de su muerte. En el momento de su trágica muerte, se encontraba en la segunda fase del tratamiento.

3. Urtain

Era un 21 de julio de 1992. Como cada día acudió a desayunar un café con leche, una barrita con tomate y una copita de patxaran en su bar preferido. José Manuel Ibar Aspiazu (Aizarnazabal, Guipúzcoa, 1943) caminó hacia su casa en el Barrio del Pilar y saludó al portero. Poco después, un golpe seco estremeció a Antonio y a los vecinos. Era el impacto de 100 kilos de hombre cayendo al suelo desde un décimo piso, letra A. Marisa, su segunda mujer, y sus segundos hijos, Vanesa y Eduardo, se habían marchado días antes a casa de la abuela. Era el final, violento, del Morrosko de Cestona. Era el final de Urtain, probablemente el boxeador (doble campeón de Europa) más carismático de la historia de ese deporte en España, figura imprescindible para entender los últimos años de la dictadura de Franco. Tenía 49 años.

4. Justin Fashanu

Justin Fashanu FOTO: Archivo La Razon

La vida de este futbolista cambió drásticamente, tras ser el primer jugador en anunciar su homosexualidad en la portada del periódico “The Sun” en 1990. Justin se enfrentó al rechazo total de sus compañeros de equipo; tuvo que escuchar insultos por parte de la grada, dejó de recibir ofertas de los clubes e incluso fue acusado de abuso sexual. Unas consecuencias que el jugador no pudo soportar y optó por quitarse la vida.

5. Robert Enke

Robert Enke FOTO: Archivo La Razon

Ex arquero de la selección de alemana, murió el 10 de noviembre del 2009. El arquero nunca pudo superar la muerte de su hija en el 2006 y llevado por la depresión se arrojó a las vías de un tren en movimiento, en Neustadt en las cercanías de la ciudad de Hanóver. Tenía 32 años. El cancerbero acumulaba un dolor psicológico insoportable. Su muerte había obedecido estrictamente a motivos personales: “No tiene nada que ver con el fútbol”, declaró entonces el presidente del Hannover, Martin Kind. El futbolista atravesaba un momento dulce en su carrera, con muchas posibilidades de ocupar la portería de la selección en el Mundial de Sudáfrica. El suicido siempre se ha vinculado a la muerte de su hija Lara de dos años en 2006. Enke se encontraba tumbado a su lado cuando el corazón de la pequeña falló. El jugador nunca superó la pérdida a pesar de que seis meses antes de poner fin a su vida, su mujer, Teresa, y él habían adoptado una niña llamada Leila.

6. Marieke Vervoort

La deportista paralímpica belga Marieke Vervoort falleció, mediante suicidio asistido, en octubre de 2019 a los 40 años de edad. La atleta, que fue diagnosticada con tetraplegia progresiva a sus 14 años paralizándole la mitad inferior de su cuerpo, ya anunció que había firmado la solicitud de eutanasia tras competir en los pasados Juegos Olímpicos de Río 2016 el pasado 2008.

Con un palmarés conformado por récords nacionales, europeos, primeras posiciones en mundiales y cuatro medallas olímpicas, Vervoort tenía clara su voluntad de someterse a este procedimiento cuya aplicación genera un agrio debate en España.

La atleta, que ganó medallas de oro y plata en los Juegos Paralímpicos de Londres 2012 y otras dos medallas en Río 2016, padeció el dolor durante más de dos décadas. Marieke Vervoort se había citado con la muerte el 22 de octubre de 2019. Iba a hacerlo en su propio apartamento. A media tarde de aquel martes, llegó el doctor Wim Distelmans, eminencia belga en el ámbito de la eutanasia. Ella le ofreció chocolatinas y una copa de champán. Luego, Distelmans condujo a Vervoort a su dormitorio, la tumbó y la tapó. Los padres entraron en el cuarto por última vez y su vida se apagó.

7. Erica Blasberg

Erica Blasberg FOTO: Archivo La Razon

El 9 de mayo de 2010, a sus 25 años, la muerte de esta joven golfista conmocionó a Estados Unidos. Su cadáver presentaba rastros tóxicos de medicamentos para el dolor y la ansiedad y fue encontrada con la cabeza metida en una bolsa de plástico que le provocó la muerte por asfixia.

8. Dimitri De Fauw

Dimitri De Fauw FOTO: Archivo La Razon

En 2009, este ciclista belga se quitó la vida después de quedar marcado tras un accidente en 2006 en el que chocó contra el ciclista Isaac Gálvez que falleció en dicho suceso. Su estado emocional tras el accidente acabó arrastrándole a un final fatal fruto del dolor y la culpa por lo ocurrido.

9. Chris Benoit

Chris Benoit FOTO: Archivo La Razon

El doble homicidio y posterior suicidio de Chris Benoit tuvo lugar durante tres aterradores días que terminaban el 24 de junio de 2007. El luchador profesional de la WWE asesinó a su esposa Nancy, estranguló a su hijo de siete años, Daniel, y posteriormente se suicidó por ahorcamiento. Los resultados de la autopsia mostraron que Benoit asesinó primero a su esposa. Tenía los pies y las muñecas atadas y murió de asfixia en algún momento el viernes, según el fiscal del condado de Fayette, Scott Ballard, en una rueda de prensa. Estaba envuelta en una toalla y había sangre debajo de su cabeza, pero Ballard dijo que no había otras señales de lucha.

El hijo de la pareja, que también murió de asfixia, al parecer fue asesinado mientras yacía en la cama durante la mañana del sábado, horas antes de que Benoit se suicidara en su sala de pesas. Chris Benoit colocó copias de la Biblia junto a los cuerpos de su esposa y su hijo, así como un tercio de la Biblia en su máquina de levantamiento de pesas.

10. Joan Gamper

Joan Gamper FOTO: larazon La Razon

Máximo referente y padre fundador del Barcelona. Fue capitán del Basel y uno de los delanteros estrella del ya extinto FC Excelsior, que luego unificó con otros para originar el FC Zurich. En el Barça jugó desde su fundación hasta 1904. Disputó 51 partidos y convirtió la envidiable cifra de 120 goles.

En 1908, asumió por primera vez la presidencia. Tenía solamente 31 años. Luego, la volvió a ocupar en 1910, en 1917, en 1921 y en 1924. Llegó a Barcelona como Hans y acabó convirtiéndose en Joan dándolo todo por el Barcelona y el catalán. Gamper fundó en 1899 el Club Football Barcelona. Empezó como jugador, fue también presidente y acabó convirtiéndose en toda una institución azulgrana. Tal fue su implicación con el club y con Catalunya que en 1925, aunque no fue encarcelado, tuvo que exiliarse después que en el campo se silbara la Marcha Real. Milans del Bosch ordenó, además, el cierre del campo de Les Corts por seis meses.

Aunque lo dejaron volver al cabo de unos meses, no fue lo mismo: le prohibieron acercarse a la institución o vincularse de cualquier manera. El 31 de julio de 1930 se anunció su trágica muerte. El que fuera fundador, jugador y durante algunos años presidente del Barça se suicidaba en su casa de Barcelona. Tenía 52 años.