F-1

Carrera caótica: Ganó Hamilton; Sainz, tercero

La lluvia provocó un final de Gran Premio muy emocionante. El inglés adelantó a Norris en las últimas vueltas. Verstappen fue segundo y Alonso, sexto

ANTON VAGANOVREUTERS

El Gran Premio de Rusia suele ser una de las carreras más aburridas de la temporada. Pero la lluvia ha provocado uno de los fines de semana más emocionantes de los últimos meses. Ayer sábado la clasificación ya dejó una muestra del caos que podía ser la carrera con Norris en “pole position” seguido de Carlos Sainz, algo que dejó a Hamilton y a otros favoritos muy por detrás. Y todo eso sin contar con Verstappen saliendo último último por cambiar de motor. Los dos pilotos han protagonizado la primera mitad de la prueba hasta que el “graining” afectó el rendimiento de Sainz y perdió varias posiciones. El madrileño, que salía segundo, le ganó la partida a Norris y se puso en primer lugar hasta que el de McLaren le superó. Pero nunca perdió el foco para acabar en el podio. Todo se decidió al final. Los radares de lluvia decían que podría venir un ligero chaparrón en los últimos giros y probablemente sólo en algunas curvas. Es decir, lo peor que le puede pasar a un piloto.

Enfrentarse a la decisión de entrar a cambiar neumáticos (perder tiempo) o aguantar “el tirón” en las zonas mojadas y seguir el ritmo en las partes secas. Eso fue lo que decidió Norris (no parar) mientras que Hamilton (que al principio se negó a parar) y su equipo tomaron la decisión correcta. Pararon, pusieron ruedas de agua y se encontraron con una lluvia más fuerte de lo previsto. Acierto total. El de Mercedes (que alcanzó su victoria número 100) venció por delante de Verstappen, que salió último y también paró después de hacer una remontada brutal. La tercera plaza fue para Carlos Sainz, que también entró en boxes en el momento justo para rodar con neumático intermedio en las últimas vueltas. Una decisión que fue la acertada.

Otro que intentó aguantar en pista con ruedas de seco fue Alonso. Llegó a rodar en tercera plaza, pero luego resultó imposible continuar. El chaparrón alcanzó a toda la pista y el asturiano no pudo seguir con su progresión. Al igual que todos, no pudo evitar la parada en boxes y acabó sexto.