Transnistria, un país “fantasma”, con monedas de plástico y dominado por un ex agente de la KGB

El Real Madrid se juega el pase a octavos de la Champions League contra el Sheriff FC, representante de un curioso territorio

Imagen del escudo transnistrio.
Imagen del escudo transnistrio. FOTO: Ignacio Ortega EFE

Poco más de 4.000 kilómetros cuadrados y una bandera que aún cuenta con la hoz y el martillo. Transnistria es, posiblemente, uno de los lugares más peculiares en el mundo. Sin estar reconocido por la “comunidad internacional como país, este pequeño territorio albergará un partido trascendental de Champions League entre el Real Madrid y su equipo por excelencia, el Sheriff CF.

En todo el territorio viven poco más de medio millón de habitantes de los cuales 150.000 proceden de su capital, Tiraspol. En ella, además, se encuentran la mayoría de las instituciones de este extraño lugar que el fútbol ha conseguido poner en el foco.

Aunque el país cuenta con unas instituciones propias y gobierno, el conflicto entre este territorio y Moldavia cuenta con más de 25 años a sus espaldas. Aunque su nombre oficial es República Moldava de Pridnestroviana, Transnitria se hace llamar una nación propia situada entre el río Dniéster, frontera occidental entre Moldavia y Ucrania.

El fútbol es capaz de obrar milagros. Aunque haya quien repita hasta la saciedad aquello de que se trata de “11 jugadores detrás de una pelota”, el deporte rey puede ser una excelente opción para conocer partes del mundo que no suelen ser famosas.

Este territorio se formó tras la caída de la Unión Soviética cuando la República de Moldavia se encontraba a punto de ser una realidad. El gobierno separatista de Transnistria, decidió realizar una declaración unilateral de independencia que desembocó en una guerra entre 1990 y 1992.

Reducto comunista

Tras el conflicto, el territorio mantiene una cierta independencia que guarda distintas curiosidades. Una de las mayores peculiaridades de este pequeño territorio es su simbología comunista. Aunque en los últimos años, a partir de la caída del bloque soviético, la economía ha virado hacia el libre mercado, las instituciones conservan la hoz y el martillo como muestra del pasado.

Todos los símbolos del Estado de Transnistria mantienen este carácter comunista aunque se celebren, por ejemplo, elecciones democráticas cada cinco años. La fiabilidad de estos comicios se encuentra en entredicho por organismos internacionales, incluso, tras los intentos de mostrar una mayor apertura al mundo.

Delante del Parlamento de Transnistria todavía se puede encontrar una estatua de Lenin, algo que sorprende a aquellos que visitan el país. En las casetas de la frontera, por ejemplo, la simbología comunista también es un reclamo aunque al entrar al territorio se deba borrar las fotografías hechas para evitar problemas.

Rusia siempre ha visto con buenos ojos el conflicto entre el territorio y Moldavia. Así, en 2011, Transnistria recibió subsidios por valor de 800 millones de dólares. Esto provoca que, aunque la mayor parte de la economía se sostenga en la industria pesada y la producción eléctrica, la dependencia de Rusia sea muy importante.

Monedas extrañas

Dentro del conflicto que vive el territorio, algo destaca por encima del resto. El rival del Real Madrid, el Sheriff es el equipo hegemónico de Moldavia. Aunque pertenezca a este territorio, juega la liga nacional y, desde hace varios años, ha conseguido hacerse con la mayoría de títulos.

El país también cuenta con una moneda propia, el rublo de Transnistria. Este cuenta con una tasa de cambio muy flotante y solo tiene validez dentro del territorio. Aproximadamente, unos 10 rublos son un euro, algo que se tiene en cuenta cuando se realizan intercambios comerciales con la Unión Europea.

Otra de las curiosidades acerca de la moneda del territorio es su material. El Banco Central emitió en 2014 dinero efectivo hecho de plástico, algo que descolocó a las autoridades bancarias de alrededor del mundo.

Las monedas, además, contaban con las caras de grandes figuras históricas rusas, otro claro ejemplo de las relaciones con este país. Según las autoridades este material es mejor que los utilizados hasta hoy, aunque esto no haya convencido a la mayoría.

El territorio albergará el miércoles 23 de noviembre un partido trascendental contra el Real Madrid. Los blancos llegan a esta curiosa región con el pase de la fase de grupos como principal objetivo, algo que no descarta el Sheriff.

El equipo de Transnistria ya sorprendió al Real Madrid en la ida celebrada en España ganando por 1-2 al conjunto blanco en la segunda jornada de la fase de grupos de la Champions.

Aun así, los blancos han conseguido llegar al encuentro como primeros de grupo. Con una victoria ante el Sheriff, además, el Madrid conseguiría el pase matemático a octavos de final, algo que convierte el encuentro en una disputa muy importante para los de Ancelotti.