Una aficionada detecta el cáncer del entrenador rival en un partido y le salva la vida

Una estudiante de medicina mandó un mensaje con su móvil a Brian Hamilton, asistente de los Canucks, tras ver un lunar en su cuello

La joven avisó al técnico con un mensaje de texto
La joven avisó al técnico con un mensaje de texto FOTO: Twitter La Razon

El 23 de octubre pasado, no fue un día más para Brian Red Hamilton, un exjugador de hockey sobre hielo quien en la actualidad trabaja como asistente de Vancouver Canucks, una franquicia de la NHL, la liga norteamericana. En un partido celebrado esa noche en el Climate Pledge Arena de Seattle, contra los Kraken, una joven aficionada del club local se le acercó y desde la grada le mostró un mensaje a través de su teléfono celular: “El lunar de la parte posterior de tu cuello es cáncer”.

Se trataba de una estudiante de medicina a la que le llamó la atención un lunar que el entrenador tenía en la nuca y sospechó que este podía ser maligno. Escribió un mensaje en su móvil para avisar a Hamilton que el lunar podría ser cancerígeno. “El mensaje que me mostró en su móvil quedará grabado para siempre en mi cerebro y ha hecho posible que siga con vida”.

Un mensaje en el móvil

Hamilton, inquieto por el descubrimiento, se hizo las pruebas dos días después de terminar el partido. El lunar era cancerígeno, un melanoma que los médicos consideraron que había que extirpar cuanto antes. “Sus instintos estaban en lo cierto y ese lunar en la espalda de mi cuello era un melanoma maligno y gracias a su persistencia y al rápido trabajo de los médicos, ya no está”, dice Hamilton.

El 1 de enero, el equipo de hockey publicó una carta escrita por él a través de la cual pedía ayuda para dar con aquella mujer de Seattle: “Estoy intentando encontrar a una persona muy especial y necesito la ayuda de la comunidad de hockey. A esta mujer que trato de encontrar: me cambiaste la vida y ahora quiero decirte muchísimas gracias”. “Quiero que todos sepáis que esto no se trata de mí. Se trata de una persona increíble que se tomó el tiempo para darse cuenta de algo preocupante y luego encontró la forma de advertirlo durante el caos de un partido de hockey haciendo todo lo posible para llamar mi atención desde las gradas mientras hacía mi labor en el banquillo de los Canucks. Estamos buscando a esta persona increíble y necesitamos que lo compartas con tus amigos y familiares para ayudarnos a encontrar a un héroe de la vida real para que pueda expresar mi más sincera gratitud”, concluyó.

Tras la publicación del mensaje y gracias a The Seattle Times, se conoció la identidad de la joven aficionada que fue providencial para el técnico de los Canucks. Se llama Nadia Popovic, tiene 22 años y estudia medicina. Además, la joven relató que la carta llegó a un grupo de Facebook de seguidoras de los Kraken donde Yukyung Nelson se dio cuenta de que se trataba de su hija. Su madre la avisó y encontró cientos de mensajes en su teléfono que la alertaban de que la estaban buscando.

Días después por fin se produjo el esperado encuentro entre Hamilton y Popovici, en el que por fin el entrenador pudo agradecerle a la joven que le detectara el cáncer. El momento fue compartido por la franquicia canadiense en sus redes sociales.