Dakar 2022: una bomba bajo la alfombra en Arabia

El rally sigue adelante tras la jornada de descanso a pesar del temor de la Fiscalía antiterrorista francesa de un posible atentado

El Audi de Carlos Sainz y Lucas Cruz, durante la séptima etapa del Dakar 2022
El Audi de Carlos Sainz y Lucas Cruz, durante la séptima etapa del Dakar 2022 FOTO: Biel Aliño EFE

El Dakar 2022 arranca de nuevo tras la jornada de descanso, que marca el ecuador de una edición que se está disputando como si no pasara nada, a pesar del temor de las autoridades francesas a un atentado terrorista. El 30 de diciembre, en los días previos al comienzo, una bomba explotó en Yeda y puso en alerta a la Fiscalía antiterrorista gala. Francia tiene la sospecha de que fue un acto intencionado y comenzó a investigar, mientras ASO, la empresa organizadora del Rally, de titularidad francesa, y la Policía saudí aseguraron que sólo fue un accidente.

La prueba se ha desarrollado con normalidad en estas primeras 7 etapas, aunque la seguridad se reforzó muchísimo en torno a los participantes ante el temor de que ocurriese algo. El Dakar tuvo que cancelarse en 2008 por culpa de la amenaza terrorista en África y todavía no ha podido volver a ese continente. Primero se marchó a Sudamérica, donde la prueba se reinventó en Argentina, Chile y Perú, entre otros países. Aquellas economías no daban para hacer rentable una prueba de tanta dimensión organizativa, así que ASO acudió a Arabia Saudí en busca de inversores potentes. Además había desiertos, dunas y mucha arena, con lo que se podía recuperar el componente de aventura que tenía la prueba africana.

Ahora los fantasmas de aquella cancelación de 2008 planean sobre el Dakar 2022, y más después de que el Ministro de Asuntos Exteriores francés, Jean-Yves Le Drian, asegurase que parar el Rally está sobre la mesa y que están en conversaciones con los organizadores. «Ya ha habido actos terroristas en Arabia contra objetivos franceses y es importante proteger a nuestros ciudadanos. Hay que estar muy atentos. Y la reflexión que hacemos es que tal vez hubiera valido la pena renunciar al Dakar. Los organizadores quieren seguir, pero hay que ser prudentes», insistía el Ministro en BMF TV.

Todos las personas involucradas en el rally están bajo la vigilancia de la policía, aunque eso es más complicado durante la jornada de descanso de hoy, ya que hay más dispersión. David Castera, director de la prueba, dijo que no se plantean la suspensión «porque la investigación continúa.