Michael Phelps carga contra la nadadora trans Lia Thomas y compara su caso con el dopaje

El ex nadador y atleta olímpico cree que Thomas no ha competido en “condiciones justas”

Michel Phelps y Lia Thomas
Michel Phelps y Lia Thomas FOTO: Agencias La Razon

Michael Phelps se ha pronunciado hoy sobre sobre el creciente debate que rodea a la nadadora transgénero de la Universidad de Pensilvania, Lia Thoma y, aunque reconoce que es un asunto “muy complicado”, afirma que los deportes necesitan un “campo de juego parejo” para que haya justicia.

En una entrevista con la periodista Christiane Amanpour de CNN el ganador de 13 medallas de oro individuales aseguró que no cree que Thomas haya competido en condiciones justas en toda su carrera y comparó la polémica que la rodea con el dopaje.

“Creo que esto nos lleva nuevamente a los comités organizadores, porque tiene que haber campo de juego nivelado. Eso es algo que todos necesitamos. Porque eso es lo que son los deportes. Para mí, no sé a dónde va a ir esto. No sé qué va a pasar”, apuntó el ex atleta.

Todos deberíamos sentirnos cómodos con quienes somos en nuestra propia piel, pero creo que todos los deportes deberían jugarse en igualdad de condiciones para que haya justicia. Este es mi deporte, este ha sido mi deporte durante toda mi carrera y, sinceramente, lo único que me encantaría es que todos pudieran competir en igualdad de condiciones”, sentenció el mejor nadador de todos los tiempos.

Un sonoro escándalo

Lia Thomas, de 22 años, ha generado una gran debate tras batir todos los récords de mujeres en la Universidad de Pensilvania (Penn). Antes de realizar su transición compitió durante tres años como hombre, con el nombre de Will Thomas.

La universidad informó a principios de diciembre que Lia había batido todos los récord en estilo libre 200 metros y estilo libre 500 metros y la polémica no se hizo esperar. La nadadora Nancy Hogshead-Makar, medalla de oro en los Juegos Olímpicos, escribió un artículo de opinión para el Daily Mail titulado “No fue justo competir contra alemanes dopados y tampoco es justo que las mujeres compitan contra la nadadora transgénero Lia Thomas; esta es la razón”.

Pero el debate no quedó ahí, tras la airada protesta de los padres de sus competidoras llegaron las dimisiones. El pasado 5 de diciembre un grupo de padres de nadadoras envió una carta a la Asociación Nacional Deportiva Universitaria (NCAA). “El precedente que se está sentando, en el que las mujeres no tienen un espacio protegido y equitativo para competir, es una amenaza directa para las atletas femeninas en todos los deportes”, criticaban.

Poco después de dicha carta, dimitió de su cargo la hasta entonces jueza de la federación de natación estadounidense Cynthia Millen. “No pretendo criticar a Lia, pase lo que pase, es una hija de Dios, una persona preciosa, pero es un cuerpo masculino nadando contra el femenino. Y ese cuerpo masculino nunca puede cambiar. Ese cuerpo masculino siempre será un cuerpo masculino”, alegó.

El debate sigue abierto. En julio de 2021, tras los Juegos Olímpicos de Tokio, el propio COI admitía que “sus pautas actuales para los atletas transgénero no eran adecuadas” y anunciaba una nueva normativa en los próximos meses.

Sin embargo, el resultado no fue, desde luego, el esperado. Bajo el nombre de “Marco sobre equidad, inclusión y no discriminación sobre la base de la identidad de género y las variaciones de sexo del Comité Olímpico Internacional” de noviembre de 2021, el COI suprime los criterios que venía estableciendo y dispone que debe ser competencia de cada federación deportiva “determinar de qué manera un deportista puede tener una ventaja desproporcionada frente a sus compañeros”.

En definitiva, serán las federaciones las que decidan si optan por proteger el deporte femenino.