Así es el comandante Denis Prokopenko, el ultra del Dínamo de Kiev que ha firmado la rendición del Batallón Azov

El legendario comandante del regimiento “A” y líder ultra se convirtió en un héroe de la resistencia. Tras 86 días de lucha ha ordenado la rendición en Mariupol y la entrega de Azovstal

El Batallón de Azov, una organización paramilitar que combate en apoyo a las Fuerzas Armadas de Ucrania, ha ordenado “dejar de defender” la ciudad de Mariúpol, lo que implica la entrega de la acería de Azovstal, símbolo de la resistencia final de la zona.

El comandante Denis Prokopenko ha confirmado en un vídeo la rendición en dichas instalaciones, alegando que se trata de una decisión necesaria para proteger la vida de los combatientes y civiles que aún siguen en la zona.

Rusia, por su parte, afirma que Prokopenko tuvo que ser trasladado de la acería de Azovstal “en un vehículo blindado especial” a los territorios controlados por Rusia “porque los residentes lo odiaban y querían matarlo por las numerosas atrocidades cometidas”. Así lo afirmó el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, el mayor general Igor Konashenkov.

Pero ¿Quién es realmente Denis Denis Prokopenko? El futbol se ha convertido, a su pesar, en protagonista de esta guerra. Los hinchas comandan batallones de defensa y el legendario líder de los ultras del Dínamo de Kiev, Denis Prokopenko, ha liderado durante 86 días la resistencia en Mariupol.

Con el fútbol parado, Zelenski no dudó en reclutar soldados en las hinchadas de los clubes de fútbol, de corte hooligan y neonazi, ahora convertidos en “combatientes de la libertad”.

Con formación paramilitar ya saben lo que es estar en guerra. En 2014, ultras ucranianos fueron incorporados al Batallón Azov, un grupo de ultraderecha. Nació durante el conflicto de 2014 con la autorización del Ministerio del Interior para la formación de grupos de civiles armados destinados a luchar contra las fuerzas separatistas prorrusas, algunas de ellas también señaladas como neonazis, que finalmente se quedaron con el control de los territorios de Donetsk y Lugansk.

De hecho el batallón Azov tiene como raíz al Sect 82, sector de hinchas del Metalist Kharkiv (F. C. Metalist Járkov), que en 2014 ocupó la sede del gobierno de Jarkov (Kharkiv). Del Sect 82 nació un grupo policial con “tareas específicas”: el Cuerpo del Este. Los mismos que ahora conformaron milicias armadas para defender a su país de la invasión rusa.

Un héroe nacional

El jefe de este batallón en Mariupol y objetivo número uno de Rusia es Denis Prokopenko, es el histórico líder de los ultras del Dínamo de Kiev.

Según adelantó el Corriere della Sera, en la edición rusa de Wikipedia, el nombre Denis Prokopenko se coloca en la parte superior de la lista de comandantes del batallón Azov. El más alto en rango. El enemigo número uno de Moscú, el hombre que personifica sobre el terreno esa Ucrania “nazi” de la que Putin quiere liberarla. Es uno de los fundadores del Batallón Azov. Entrenado como raider (fuerzas de asalto), se calcula que tiene entre 45 y 55 años y lleva años en primera línea contra el Donbass prorruso y ahora, acaba de firmar la rendición de Mariupol.

En Ucrania, la memoria digital del soldado ha sido eliminada de la mayoría de los sitios web. Tras la invasión rusa, se erigió como jefe de la resistencia militar en Mariupol. Él y su equipo de 3.000 soldados no dudaron en luchar contra los soldados rusos. Fueron bombardeados y perseguidos con drones y automóviles. En los últimos meses, las noticias sobre la captura de Denis circulaban en internet como un reguero de pólvora e incluso algunos ya daban por segura su muerte.

Sus seguidores, sin embargo, se agarraban a un “vídeo selfie” grabado desde su escondite en Mariupol. “Soy Denis Prokopenko, el comandante del Regimiento Azov, que ha estado participando en la defensa de Mariupol con todas sus fuerzas durante casi tres semanas. La ciudad está completamente rodeada desde el 1 de marzo. La fuerza y el coraje de nuestros miembros fueron reconocidos por la población ucraniana, nuestros camaradas y el mundo entero. El enemigo está violando todas las reglas de la guerra, disparando a los civiles y destruyendo la infraestructura de la ciudad. Está cometiendo genocidio contra la población de Mariupol. Hace diez días que nos falta comida y agua, pero también electricidad y gas. Un intento de organizar corredores humanitarios a través de los cuales al menos mujeres y niños pudieran salir del círculo sangriento también fracasó porque los rusos no respetaron el armisticio. Si los países occidentales no nos ayudan, morirán decenas de miles de personas. Nos defenderemos, pero al menos nos proporcionarán armas, municiones y medicinas. De lo contrario, muchos no vivirán para ver el verano”, afirmaba en el vídeo el comandante del Azov ucraniano Denis Prokopenko mientras a su alrededor, que se puede escuchar, caen granadas. Dos meses y medio después, su defensa de Mariúpol ha terminado.

Prokopenko, exlíder de los ultras del Dínamo de Kiev, ha sido soldado profesional desde 2014, cuando se unió al ejército para luchar contra los separatistas prorrusos en el Donbass. Ha luchado sin tregua en la ciudad que simboliza esta guerra, destrozada por los bombardeos, mientras grababa vídeos para actualizar el estado de la guerrilla, que luego eran publicados en la página oficial del batallón, en Twitter.

Los reclutas de “White Boys”

Denis Prokopenko reclutó a muchos de sus hombres en los “White Boys”, los ultras más radicales del Dinamo de Kiev que participan activamente en la defensa del país. De hecho, desde su pagina de Instagram elogian su figura. “Denis “Redis” Prokopenko ¡Héroe de Ucrania!. El legendario comandante del regimiento “A”, que también nos representa se llevó a los más fuertes y eficaces para defender la ciudad de Mariupol. ¡Gloria a los Héroes de Ucrania!”, se puede leer en uno de sus post.

Según adelantó Der Spiegel, se estima que más de 200 ultras del Dinamo han tomado las armas uniéndose al ejército. Los más llamativos son los ‘White Boys’, un grupo de derecha, racista y nacionalista, que relatan la ofensiva en sus redes sociales e informan de los miembros caídos en los “bombardeos del enemigo”.

El pasado 19 de marzo, el presidente Volodymyr Zelensky otorgaba el título de Héroe de Ucrania “a los comandantes de dos unidades militares que continúan la heroica defensa de Mariupol: El coronel Volodymyr Baranyuk, la 36.a Brigada de Infantería Naval que lleva el nombre del Contralmirante Mykhail Bilinsky de la ZSU Navy, y al comandante Denis Prokopenko, amigo de “Redisovard”, el Regimiento de la Guardia Nacional”.

Ahora, pone fin a la defensa de la ciudad de Mariúpol, lo que implica la entrega de la acería de Azovstal. Su batalla ha terminado.