El bronce de Mario García Romo en los 1.500 honra el imponente doblete de Ingebrigtsen

El noruego revalida sus títulos de campeón de Europa de “milqui” y de 5.000. El salmantino fue tercero en una carrera de vértigo

Jakob Ingebrigtsen se proclamó campeón de Europa y Mario García Romo fue bronce
Jakob Ingebrigtsen se proclamó campeón de Europa y Mario García Romo fue bronce FOTO: Martin Meissner AP

Jakob Ingebrigtsen es una de las grandes estrellas del atletismo mundial y sus rivales españoles lo pueden constatar en primera persona. Mo Katir lo sufrió en los 5.000 y el trío español del “milqui” lo experimentó en la prueba reina del mediofondo. El noruego fue campeón de Europa de 1.500 y 5.000 hace cuatro años en Berlín cuando era menor de edad. A poco menos de 600 kilómetros, en Múnich, repitió doblete. El oro en el 1.500 fue suyo con una exhibición. Planteó una carrera a ritmo de mitin y se subió a lo más alto del cajón con el récord de los campeonatos (3:32.76). En el podio le acompañaron el británico Jake Hayward (3:34.44) y Mario García Romo (3:34.88). Gonzalo García, sexto, e Ignacio Fontes, undécimo, estuvieron lejos de la pelea por los metales.

El verano de Ingebrigtsen ha sido casi perfecto. El único “contratiempo” fue la plata en los 1.500 en el Mundial de Eugene. Todo lo demás, el 5.000 mundialista y su doblete en los Europeos, ha sido intachable. Y así fue su final del “milqui”. Apenas dejó que el resto de finalistas respirasen los primeros 300 metros. En el primer 400 ya puso al resto de atletas en fila de a uno. Tras él, pegado a su espalda, se situó Mario García y el resto a sobrevivir. Mario, cuarto en los Mundiales de Eugene, lo tenía clarísimo. Se trataba de resistir lo más cerca posible del prodigio noruego. Y lo hizo. Ingebrigtsen imprimió un ritmo infernal como si estuviera en una prueba de la Golden League en Oslo o en Roma. Nadie fue capaz de cuestionarle su candidatura única al oro. Heyward, Mario García, el polaco Rozmys y el italiano Arese se jugaron las otras dos medallas. El español entró segundo en la recta, pero el poderoso final del británico terminó por devorarle. El salmantino fue capaz de aguantar el ataque final del italiano.

La medalla de Mario García es la séptima de España en los Europeos de Múnich y el decimotercer metal continental del “milqui” español.

Pol Retamal, finalista en 200

El barcelonés Pol Retamal accedió a la final de los 200 tras finalizar tercero de su serie y entrar por tiempos (20.38) con la séptima mejor marca de todos los participantes. Retamal, de 23 años, estuvo exento de disputar la primera ronda de clasificación y comenzó su participación directamente en semifinales. El más rápido fue el británico Zharnel Hughes, subcampeón en este mismo Europeo en los 100 metros, que pasa a la final como máximo favorito al oro con un tiempo de 20.19. El otro español en competición, el granadino Daniel Rodríguez, se quedó fuera de la final. Compitió en la segunda serie, quedó quinto y, con una marca de 20.75, se quedó lejos del corte marcado en 20.38. Paula Sevilla se quedó a seis centésimas de alcanzar la final de los 200.