La razón por la que deberías usar juguetes sexuales para aumentar tu rendimiento deportivo, según la ciencia

Varias investigaciones han demostrado el efecto positivo del “autoplacer” en el entrenamiento y mitiga las agujetas

La importancia del "autoplacer" en el deporte
La importancia del "autoplacer" en el deporte FOTO: Instagram La Razón

Los juguete eróticos y el deporte ha ido unidos en más de una ocasión a lo largo de la historia, ya sea por un escándalo, una trampa o como terapia para aumentar el rendimiento deportivos de los atletas en concentraciones largas como un Mundial o unos Juegos Olímpicos. Las “bolas anales vibratorias” han alcanzado fama mundial en las últimas semanas y han hecho tambalearse al mundo del ajedrez con un escándalo de proporciones bíblicas. ¿El motivo? Ser protagonistas del surrealista método con el que el ajedrecista Hans Niemann -número 49 del mundo- habría hecho trampas para vencer al campeón Magnus Carlsen. Pero lejos de utilizarse para el “juego sucio” en el deporte, los expertos encuentran incontables beneficios en el uso de este tipo de juguetes para potenciar nuestros resultados deportivos.

Durante los pasados juegos olímpicos de Tokio, la agencia BBDO se ofreció a enviar a los atletas argentinos un kit de autosatisfacción, sólo necesitaban pedirlo. Cuarenta atletas hicieron sus pedidos. “Sabemos que este año nuestros atletas Olímpicos no podrán romper la burbuja y así, se perderán la oportunidad de tener relaciones con otros. El sexo alivia la presión e influye muy positivamente en el estado de ánimo de la persona y en el rendimiento deportivo, algo que todos nuestros atletas necesitan” afirmaban desde la compañía.

Pero sobre todo fue la revelación de Tyson Fury la que puso de nuevo el debate del “autoplacer” y el deporte sobre la mesa. Me masturbo hasta siete veces al día para mantener la testosterona continuamente bombeando. Hay que hacer que la testosterona fluya”, decía hace el boxeador días antes de la pelea contra Deontay Wilder. ¿Qué hay de cierto en este información? ¿Aumenta la masturbación nuestro rendimiento deportivo?

Aumenta la resistencia y mitiga el dolor

Algunas investigaciones recogidas en un extenso informe publicado por Planeta Triatlón señalan que hay varios factores que demuestran que sexo y deporte deben ir de la mano. Parte de un entrenamiento físico adecuado, es también un sueño reparador que nos permita descansar bien por las noches y así poder asimilar el esfuerzo físico del día y favorecer la recuperación de nuestros músculos. En este aspecto, el sexo es un buen aliado dado que es un potente inductor del sueño. Tanto la masturbación como la excitación aumentan los niveles de testosterona, una hormona sexual “vinculada a la fuerza, la resistencia y la masa muscular”.

Además en cada orgasmo, nuestro organismo favorece la producción de prolactina y oxitocina, dos hormonas esenciales para un sueño de calidad que mejorará sensiblemente nuestro entreno. Asimismo, actúa como analgésico natural, ya que en el orgasmo intervienen neuronas espino-talámicas, relacionadas con la sensación de excitación y relajación que, además de ser muy agradables, mitigan el dolor, especialmente el muscular, como las “agujetas” y los calambres musculares.

Estudios científicos afirman que este efecto puede permanecer en nuestro cuerpo durante dos o tres días, contribuyendo así a ser un buen aliado para después de un entrenamiento o competición.

Algunos deportistas consideran que la testosterona es una hormona androgénica que juega un papel crucial en el crecimiento de los músculos, tanto en hombres como en mujeres. Un nivel alto de testosterona permite maximizar la síntesis de proteína muscular, lo que nos lleva a ganar musculatura. Así creen que masturbarse puede disminuir sus niveles de testosterona, reduciendo la ganancia de musculatura. Sin embargo, la ciencia ha demostrado que otro de los muchos falsos mitos que rodean al binomio sexo-deporte.

La abstinencia, el enemigo

De acuerdo con un estudio que se publicó en ‘Europe’s Journal of Psychology’, la masturbación puede tener efectos muy beneficiosos sobre nuestro estado de ánimo. Según esta investigación, cuando se alcanza el orgasmo el cuerpo libera endorfinas -las mismas que nuestro cuerpo libera cuando hacemos deportes-lo que produce una sensación de bienestar general que nos hace estar más proactivos de cara al ejercicio.

Otro artículo publicado en el Journal of Sex Research va incluso más allá. Los investigadores de dicho estudio concluyeron que los hombres piensan casi tanto en sexo como en comer. De hecho otro estudio de la Universidad de Ohio determinó que los hombres piensan en sexo alrededor de unas 19 veces al día y las mujeres alrededor de 10. En base a esta premisa establecen que una abstinencia prolongada no resulta ser lo mas óptimo para nuestro rendimiento deportivo, puesto que esta frustración conlleva estrés y este a su vez al catabolismo muscular.

La ciencia lo tiene claro: abstinencia y rendimiento deportivo son incompatibles.