El escándalo del anillo vibrador en el póker da un misterioso giro: desaparece el empleado que pudo ser cómplice de Robbi Jade Lew

El trabajador de la empresa de producción del polémico evento no ha podido ser localizado por la Policía después de “robar” 15.500 euros en fichas de la jugadora o ¿Fue un pago por su complicidad?

Robbi Jade Lew y Bryan Sagbigsal
Robbi Jade Lew y Bryan Sagbigsal FOTO: Twitter La Razón

Días después de que el mundo del ajedrez se viera sacudido por las acusaciones de la mayor trampa en años con inteligencia artificial y “bolas chinas anales” como sorprendentes protagonistas, las sospechas se trasladaron al póker casi con idéntico método. ¿Podría ser este el “mayor escándalo” de la historia del póker?, se preguntaban los aficionados.

El controvertido evento World Poker Tour en el que el experimentado jugador Garrett ‘Gman’ Adelstein, de 36 años, acusó a su oponente Robbi Jade Lew, de 35, de hacer trampa después de que ella ganara el bote completo de 269.000 dólares usando supuestamente un " dispositivo oculto que simplemente vibra para indicar que tienes la mejor mano”, conmocionó el juego de apuestas más seguido del mundo.

Tras desatarse el escándalo, el Casino Hustler anunciaba que realizarían una exhaustiva investigación y que podrían incluso realizar una prueba con el detector de mentiras después de haber señalado en un principio que no había “ninguna prueba de juego sucio aparte de las acusaciones de las partes implicadas”. Sin embargo, dicha investigación deparó una sorpresa inesperada.

¿Robo de fichas de Robbi?

La investigación sobre las acusaciones de trampas descubrió que un miembro del personal robó 15.000 dólares (unos 15.500 euros) en fichas de póquer de Robbi Jade Lew, tal y como adelanta Poker News. Según un comunicado publicado en la cuenta de Twitter de Hustler Casino Live, el culpable en cuestión, Bryan Sagbigsal, arrebató las fichas “después de que concluyó la transmisión y mientras Robbi no estaba en la mesa”.

A partir de aquí, lo hechos se dispararon. Robbie aseguró haber pasado el detector de mentiras y en un principio se negó a presentar cargos contra el empleado ladrón pero si este enredo podía ir a más así a ha sido. El hecho de que no pasara el polígrafo del casino sino uno contratado por ella y sin testigos y el misterio que rodea al empleado han arrojado más sospechas sobre Robbi.

Documento publicado por Robbi en redes sociales
Documento publicado por Robbi en redes sociales FOTO: Twitter La Razón

Muchos expertos siguen afirmando que las pruebas de polígrafo son notoriamente poco fiables y se preguntan por qué eligió hacer la prueba en Las Vegas por su cuenta en lugar de aceptar la oferta del propietario del casino, Eric Persson, de someterse al detector con su equipo de seguridad

Misteriosa desaparición

La Policía ha confirmado que el empleado acusado del robo ha desaparecido a pesar de todos lo intentos por localizarlo. La policía de California pretendía tomarle declaración después de que Lew cambiara de opinión sobre no presentar cargos.

El miembro del personal, Bryan Sagbigsal, de 24 años, admitió su culpa y fue apartado “inmediatamente” su empleo, mientras que Lew -que inicialmente optó por no presentar cargos- negó tener alguna conexión con Sagbigsal. Ella afirmó: “Al enterarme de que el empleado era relativamente joven, con fondos mínimos y sin antecedentes de delitos anteriores, llegué a la conclusión de que presentar cargos era innecesario para dañar la vida de un joven que ya se vería afectada negativamente”. Pero ante las sospechas que circulaban en el mundo del póker, dio marcha atrás y anunció en Twitter que estaba dispuesta a “pasar a la persecución del delito de robo que se me ha cometido”.

Con el caso enviado a la oficina del fiscal de distrito del condado de Los Ángeles, el detective principal Hugo Gualotuna confirmó la desaparición del empleado aunque afirmó que “no tenemos nada que vincule al Sr. Bryan y la Sra. Lew, aparte de que él estaba trabajando ese día”.

Sin embargo, este sorprendente giro no ha hecho más que desatar los rumores sobre la complicidad del empleado y la jugadora para hacer trampas.

Las hipótesis corren como la pólvora por internet. “Las cámaras del casino Hustler han descubierto que un empleado del casino recibió dinero del Stack de Robbi. ¿Sería su comisión por ayudarla a hacer trampas? ¿Una coincidencia? Este empleado tenía acceso a la habitación donde se retransmitía el Stream!”, comenta un aficionado en un vídeo de Youtube.

Mientras tanto, la investigación por las supuestas trampas sigue adelante. Robbi Jade Lew está decidida a demostrar que el anillo de rubí de 124.000 euros no vibra, no oculta una cámara diminuta y no fue manipulado para ayudarla a ganar una controvertida mano de Texas. Lo mismo ocurre con el supuesto bulto en el costado de sus mallas de Versace, que los teóricos de la conspiración aseguran que ocultaba un dispositivo electrónico que le estaba dando información a un cómplice. La silla de Hustler Casino en la que estaba sentada también ha sido examinada, al igual que sus gafas de sol Fendi teñidas de rosa de 500 euros. Hasta que se produzca una sentencia parece que a este culebrón aún le quedan muchos capítulos.