MENÚ
martes 13 noviembre 2018
00:09
Actualizado
  • 1

Atenery Hernández: «Esto no es de brutos, cuenta la técnica»

  • Atenery Hernández: «Esto no es de brutos, cuenta la técnica»

Tiempo de lectura 4 min.

29 de noviembre de 2015. 00:51h

Comentada
29/11/2015

Atenery Hernández decidió probar cuando pasaron por su colegio a captar niños para que hicieran halterofilia. Tenía ocho años y sus tíos también lo practicaban. Así empezó todo. «Primero no sabes lo que quieres hacer en este deporte, pero iba a Madrid a los campeonatos de técnica, era divertido, y decía: “¡Qué guay, viajo!” Después, ves a las mayores como Lidia Valentín y piensas: “Quiero ser como ellas, quiero conseguir esto o lo otro”. Y entonces ya no entrenas tres días a la semana, lo haces todos los días, y en vacaciones. A los 12 años vi que empezaba a ir a los internacionales, y ya te pones a mirar en serio qué quieres. Y cuando ves que consigues cosas, aún más», describe la haltera canaria. Nunca fue un problema dedicarse a una disciplina considerada injustamente para hombres. «Yo de pequeña hacía varios deportes y mi madre me dijo: ¿Halterofilia? Pues vale, vete, prueba, si te gusta. No lo excluía porque se viera un deporte de hombres. Le daba exactamente igual: había chicas, chicos...», continúa. Atenery, cuyo nombre es guanche y significa «blanca nieve», tiene ahora 21 años y vive en Madrid, en la Residencia Blume, donde empezó como externa y ya lleva dos años como interna. Echa de menos la comida de su madre, a su familia y la playa, pero en la capital puede combinar los estudios (Bachiller) con la halterofilia, y puede prepararse en mejores instalaciones. «Has trabajado duro, has sacrificado muchas cosas, pero luego te compensa. En el podio, aunque sean tres segundos, vale la pena», opina la deportista, que sueña con estar en los Juegos de Río.

Atenery compite en la modalidad de -53 kilos y es capaz de levantar casi el doble de su peso. «En arrancada, en un solo movimiento, 83 kilos. En dos tiempos levanto 100 kilos», decía antes de ir al Mundial de Houston, que se está disputando esta semana. Allí se ha superado, llegando hasta los 102 kilos, una marca que había conseguido en los entrenamientos, pero no en competición.

La halterofilia engaña. «Aunque parezca de brutos, en este deporte cuenta mucho la técnica», piensa Atenery, y añade que para practicarlo hace falta «tener las cosas claras y ser guerrera y constante». Así se considera ella: «Soy una fiera compitiendo. Tiro para arriba y si entra, pues entra». Por eso le encanta la película «Gladiator». «Escuchar su banda sonora me pone los pelos de punta, y eso que es una canción muy suave, pero te metes ahí y... Yo veo la película antes de competir. Es un guerrero, te metes en el papel, te visualizas y te entra un subidón de adrenalina», explica con un inconfundible acento canario. Junto a David Sánchez, Alba Sánchez, Irene Martínez y Junior de Jesús Santana, es una de las becadas de Podium en levantamiento de pesas. «A mí me ha ayudado mucho, me ha quitado un peso de encima, porque en halterofilia tenemos becas pequeñas. Con Podium puedes pagarte los estudios, vivir la experiencia de quedarte todo un Europeo y ver allí a los mejores... Y también ayudar a tu familia», concluye Atenery.

Últimas noticias