Primera División

El derbi

El Atlético recupera el espíritu

Simeone alaba las ganas de jugar de su equipo, que devoró al Madrid en los primeros minutos de cada tiempo

Encuentro de Liga entre el Atletico de Madrid y el Real Madrid. © Jesús G. Feria.
Los jugadores del Atlético celebran la victoriaJesus G. FeriaFotógrafos

«Lo importante es que el equipo recupere el espíritu, las ganas de jugar», admitía Simeone después del encuentro. Un partido en el que devoró a su rival con un comienzo arrollador en cada tiempo al que los madridistas no pudieron sobreponerse. «Había una comunión muy fuerte, un estadio que acompañaba y se sentía. No es fácil cuando se reúnen esas situaciones», explicaba el Cholo. El equipo apretó como nunca y el Metropolitano sonó como solo suena en las grandes ocasiones.

El Atlético encontró el acierto de Morata y el juego de Griezmann y entre los dos liquidaron un partido en el que el Real Madrid casi siempre estuvo fuera. «En toda mi etapa hemos tenido grandes futbolistas. Griezmann no tiene dificultad para retroceder, para sufrir, para jugar el partido que toca. Por eso es uno de los jugadores más importantes del equipo», explica el entrenador del Atlético, que no lo valora solo por lo que es capaz de hacer sobre el campo sino por el ejemplo que es para los jugadores más jóvenes del equipo, «como Riquelme y Lino».

Ancelotti buscaba controlar un partido que nunca fue suyo. Una idea que se reflejaba en la alineación en la presencia de Kroos y de Modric desde el principio. No habían coincidido desde el comienzo los dos veteranos esta temporada y el experimento no salió demasiado bien. «Quería más control de balón, por eso puse un medio más», decía el técnico italiano. Pero el partido se jugó casi siempre como quiso el Atlético.

En ese esquema, Bellingham era delantero al lado de Rodrygo. Un invento que tampoco funcionó con el inglés recibiendo siempre de espaldas. «Los espacios se redujeron y creo que la no presencia de Joselu le dejó menos posibilidades de llegar, cuando aprovecha el juego aéreo de Joselu. Lo controlamos mejor, es extraordinario», analizaba Simeone. Aunque nunca estuvo tranquilo con el resultado. «El Madrid muestra en el campo que siempre puede pasar algo. Por suerte el 3-1 alejó ese espacio donde ellos son mejores, con 2-1 y miedo escénico. Para nosotros este triunfo es muy importante», explicaba.

Para el Real Madrid la derrota es la primera de la temporada y le hace dejar el liderato en manos del Barcelona. Para el Atlético, la victoria es la señal de que la temporada no se acaba pronto, como le sucedió el año pasado. Aunque con un partido menos –todavía tiene pendiente el aplazado contra el Sevilla– un triunfo del Real Madrid hubiera dejado a los rojiblancos a once puntos del liderato. Y con los fantasmas de la temporada pasada acechando. Por eso es tan importante para Simeone lo ocurrido en el derbi. Por los tres puntos conseguidos y por cómo los consiguió. Y por lo que sirve de refuerzo también para futbolistas como Samuel Lino, que dio dos pases de gol.