Deportes

El irónico mensaje de Doncic después de otra exhibición... con derrota

Más de 17.000 espectadores presenciaron la victoria de los Clippers (108-118) ante los Mavericks. Dallas todavía domina la serie por 2-1

Paul George, Kawhi Leonard y Rajon Rondo intentan frenar a Doncic
Paul George, Kawhi Leonard y Rajon Rondo intentan frenar a Doncic FOTO: Tony Gutierrez AP

“No se pueden ganar todos los partidos, ¿no?”, fue uno de los primeros comentarios de Luka Doncic después de caer en el tercer partido de la serie (108-118) ante Los Angeles Clippers. El base de los Mavericks volvió a firmar un partido soberbio (44 puntos con 15 de 28 en tiros, 7 de 13 en triples, 9 rebotes y 9 asistencias), pero se quedó demasiado solo ante las estrellas del equipo californiano. Kawhi Leonard, que sumó 36 puntos (13 de 17 en tiros) y 8 rebotes, y Paul George (29 puntos con 11 de 18 y 7 rebotes) encontraron más ayuda que el esloveno en un partido que contó con la presencia de 17.705 personas en el American Airlines Center de Dallas.

A Doncic le importó bastante poco tener molestias en el cuello y en el hombro durante buena parte del encuentro. “Creo que mejorará”, afirmó al final. Los Mavericks arrancaron con un explosivo 30-11 liderado por Doncic. Los primeros 20 puntos de los tejanos llegaron de su mano o a través de sus asistencias. Cuando se sentó en el banquillo todo cambió. Los 19 puntos de ventaja desaparecieron. Al final del primer cuarto se quedaron en tres y los Clippers se pusieron en manos de Kawhi. El extraordinario acierto en el tiro y la floja defensa de los Mavericks provocaron que los californianos sumaran su primer triunfo en la eliminatoria.

Lo de Doncic es una marcianada se mire por dónde se mire. Los 44 puntos anotados en el tercer encuentro ante los Clippers supone que alcance los 300 en sus primeros nueve partidos de playoffs. Sólo dos de los más grandes de todos los tiempos, Michael Jordan y Kareem Abdul-Jabbar, superan el registro del balcánico. Air y el pívot se fueron hasta los 325. Doncic ha dejado atrás a dos anotadores de la talla de Wilt Chamberlain (299) y Bob McAdoo (295).