Deportes

Lucas Mondelo, Laia Palau... el verano más exigente

España debuta hoy en el Eurobasket de Valencia ante Bielorrusia. La selección llega después de siete medallas en los últimos siete torneos internacionales. Las renuncias y las bajas por covid-19 marcan el grupo

Queralt Casas será una de las piezas importantes de la selección en el Eurobasket de Valencia
Queralt Casas será una de las piezas importantes de la selección en el Eurobasket de Valencia FOTO: Miguel Ángel Polo EFE

Durante casi dos meses España afronta el mayor desafío de su historia: Eurobasket y Juegos Olímpicos. Después de siete medallas consecutivas en grandes campeonatos, de la edad de oro entre 2013 y 2019, la selección debuta hoy en el Europeo en Valencia. Lo hará ante Bielorrusia (21:00, Teledeporte) dentro de una primera fase que incluye también a Suecia y Eslovaquia. El líder accederá directamente a cuartos; segundo y tercero disputarán los octavos. Con dos oros Europeos consecutivos, algo inédito desde los tiempos de la Unión Soviética, España comparece en el torneo muy cambiada. La culpa es del covid-19, que ha provocado las bajas de Tamara Abalde y Alba Torrens, “la mejor jugadora del baloncesto español”, según el seleccionador, y de las renuncias. Tres clásicas como Anna Cruz, Marta Xargay y Laura Nicholls no están con el equipo nacional. Al menos la MVP del último Eurobasket, Astou Ndour, ha llegado a tiempo aparcando a las Chicago Sky. Ndour ha interrumpido su temporada en la WNBA para enrolarse con España en el tramo final de la preparación.

A España le va a tocar más que nunca ser las “moscas cojoneras” o el “Ejército de Pancho Villa” como definían dos históricas, Elisa Aguilar y Amaya Valdemoro, a la selección. “No han sido las mejores condiciones para preparar un Europeo, pero es lo que hay y las cosas hay que cogerlas como vienen. Este grupo lo tiene claro y la mezcla de juventud y madurez nos va a dar muchas alegrías. Hasta dónde vamos a llegar, no lo sé, que vamos a competir, seguro. Y si compites puedes llegar lejos”, asegura Lucas Mondelo.

El palmarés del seleccionador más allá de su promedio de medalla por campeonato incluye un balance de 29 victorias y sólo dos derrotas en los Europeos. Mondelo, que en su segundo año en Japón ha ganado la Liga, se apoyará más que nunca en Laia Palau. La capitana de 41 años supera las 300 internacionalidades y asegura que “el equipo está más unido que nunca” pese a los contratiempos. “Lo que ha pasado con Alba y Tamara ha generado mucha tensión, no sólo por el dolor que produce al grupo que dos jugadoras que estaban dentro les ocurra esta desgracia, sino también por los cinco días que hemos pasado con PCR diarias y esperando los resultados. Ahora estamos como un poco más liberados”, reconoce el seleccionador. El panorama recuerda al que tuvo que afrontar el grupo en el Mundial de Tenerife 2018. Los problemas físicos eran innumerables y la presión de ejercer de anfitrionas estuvo a punto de desbordar a un grupo que alcanzó un bronce histórico.

La trayectoria en los últimos ocho años convierte a España en candidata a todo pese a las bajas. El problema es que, como afirma el seleccionador, hay siete selecciones capacitadas para subir al podio. Francia, Bélgica, España, Serbia, Rusia, Italia, Turquía... Las galas, el otro país que organiza el torneo, son las favoritas. Por físico, talento y experiencia son las cabezas de serie número uno, pero han perdido las cuatro últimas finales. Bélgica, antes de debutar en los Juegos, busca una medalla con la mejor generación de su historia. Su líder es Emma Meesseman, la MVP de las Finales de la WNBA 2019, aunque en esa edición del Europeo sólo fueron quintas. Las serbias ganaron el oro en 2015... Y España lleva desde 2013 sin bajarse de los podios.