Deportes

LeBron James, de Vega Sicilia a los vinos de Jerez

La estrella de Los Angeles Lakers, amante de los buenos caldos, visitó varias bodegas en la provincia de Cádiz

Lebron James, en la última ceremonia en el Hall of Fame
Lebron James, en la última ceremonia en el Hall of Fame FOTO: Jessica Hill AP

LeBron James es un amante de los buenos vinos. Cuenta con una amplia bodega en su mansión en Los Ángeles y además es uno de sus muchos negocios. Por eso la pasada semana, la estrella de los Lakers visitó la pasada semana varias bodegas en la provincia de Cádiz. Fue una visita fugaz, de apenas tres horas, según el Diario de Jerez. Fue tiempo suficiente para que LeBron probase varios vinos de la zona como un turista más y ampliase su conocimiento de los caldos españoles.

James llegó a Jerez procedente de Córcega donde había estado unos días de vacaciones con su familia. Aprovechando el descanso de los pilotos de su avión privado realizó una parada en la localidad gaditana y comenzó la excursión dirigiéndose a El Puerto de Santa María para visitar el Castillo de San Marcos. Allí visitó las bodegas del Grupo Caballero donde probó un amontillado en La Campana y firmó una de las botas de la bodega. En Jerez hizo una visita privada a las Bodegas Lostau donde cató algunos vinos como el fino Jarana, el oloroso Emperatriz Eugenia, o el Pedro Ximénez VORS. LeBron salió “encantado” de la bodega, según fuentes de Lostau que cita el Diario de Jerez, e incluso se llevó “algunas botellas” a Estados unidos. La jornada terminó con una visita a la Bodega Díez Mérito donde la estrella de la NBA accedió a hacerse fotos en el patio de la bodega El Cuadro de Díez Mérito. Aquí cató una serie de brandies y disfrutó de un catering en el que probó el gazpacho, las tortillitas de camarones y jamón ibérico.

No es la primera vez que LeBron James está vinculado con vinos españoles. La pasada temporada celebró la victoria ante Dallas Mavericks el día de Navidad con un Vega Sicilia Único 2006. James subió una storie a su cuenta de Instagram en la que se podía ver una copa de vino y la botella del citado Ribera del Duero Esa añada alcanzó una calificación de 98 sobre 100 para Robert Parker, el crítico de vinos más prestigioso del mundo, y 95 sobre 100 en la Guía Peñín. El precio de este vino ronda los 400 euros.