Euroliga

98-71. La pretemporada era esto

El Real Madrid aprovecha la extrema fragilidad del Estrella Roja para vivir su noche más plácida en Europa y repartir minutos.

Ni la hora –las diez de la noche– ni el rival ni el partido fueron dignos de la Euroliga. Quizá el baloncesto europeo no dé para 24 equipos de élite, pero ésa es otra historia. Con el Real Madrid en plena pretemporada, aunque el calendario diga lo contrario, Laso y los suyos agradecieron una visita como la del Estrella Roja. Se trataba de ganar y pasar página cuanto antes y en eso se aplicó el campeón de Europa. Los balcánicos fueron inofensivos, tanto que antes del final del primer cuarto el partido ya estaba cerrado (18-2) y el Madrid pudo dedicarse a utilizar un partido oficial como banco de pruebas y rodaje para empresas posteriores, que serán mucho más serias que lo de ayer.

Porque en la hoja de estadísticas figuraba el escudo de la competición, porque había una veintena de aficionados serbios en lo más alto del Palacio y porque sonó la música de la competición antes del salto inicial, que si no cualquiera habría dicho que el partido era una de esas pachangas de pretemporada en las que el equipo grande lo único que busca es generar automatismos y que ninguno de los suyos termine lesionado. El Estrella Roja fue el típico invitado a una fiesta que no aporta ni carácter. Como Laso y su equipo se lo tomaron en serio, un par de estampidas de Llull y el abuso interior de Reyes y Ayón liquidaron cualquier tipo de emoción. Con menos de un mes con todo el equipo disponible, el Madrid está encajando las piezas y algunas ya toman forma. Willy Hernángomez pudo pegarse con Schortsianitis y la mole griega fue tan inofensiva como sus compañeros. Carroll sacó brillo a su fusil; Rudy demostró que los dolores de espalda están casi olvidados; Thompkins dejó más destellos de calidad; Ayón se movió a su antojo; el «Chacho» hizo felices a muchos compañeros y Doncic evidenció que en los Balcanes hoy las promesas emigran antes de cumplir la mayoría de edad. Su triple en una suspensión desequilibrada y a una pierna, al estilo Juan Carlos Navarro, fue lo mejor de un partido menos exigente que algunos entrenamientos en el Valle de las Cañas.

¿Y el Estrella Roja? Su noche fue una lección de cómo ensuciar una camiseta histórica del baloncesto europeo. Arrancaron con 1de 16 en tiros de campo y luego no arreglaron el estropicio. Si ofrecen en la mítica Sala Pionir la imagen que dieron en Madrid, al día siguiente no van a poder salir a la calle en Belgrado.

- Ficha técnica:

98 - Real Madrid (22+34+26+16): Rudy (8), Maciulis (2), Reyes (7), Ayón (16) y Llull (11) -equipo inicial- Doncic (3), Hernangómez (11), Nocioni (5), Radoncic (1), Rodríguez (3), Tompkins (12) y Carroll (19).

71 - Estrella Roja (6+14+21+30): Mekel, Nastic (2), Guduric (9), Thompson (4) y Zirbes (15) -equipo inicial-, Lazic (5), Rebic (2), Jovic (9) Schortsanitis (3), Simanic (10), Tejic y Simonovic (12).

Árbitros: Fernando Rocha (POR), Spiros Gkontas (GRE) y David Romano (ISR). Guduric fue eliminado por cinco personales (min.34).

Incidencias: Partido correspondiente a la segunda jornada del Grupo A de la Euroliga disputado en el Palacio de Deportes de Madrid (Barclaycard center) ante unos 7.000 espectadores.