Baloncesto

La noche más consistente

Sergio Rodríguez (c) pelea un balón con el defensa del Olympiacos
Sergio Rodríguez (c) pelea un balón con el defensa del Olympiacos

El Madrid derrota al Olympiacos con una notable actuación coral

El Real Madrid se permitió derrotar al Olympiacos con fuegos artificiales. Un lujo ante el rival más incómodo de Europa en las últimas temporadas. El Madrid llegaba a la quinta jornada del «Top 16» con sólo dos victorias ante los rivales más sencillos del grupo –Brose y Zalgiris– y después de caer en el clásico. La reedición de la última final sólo admitía la victoria para los blancos. La respuesta al desafío fue notable, quizá la actuación más convincente del grupo en lo que va de Euroliga. Ha habido días más brillantes, actuaciones individuales sobresalientes, pero el nivel medio del bloque fue lo que permitió derrotar con claridad al subcampeón de Europa.

Da igual que medio Olympiacos sea nuevo y que Spanoulis esté muy lejos de ser el que fue. Conservan el ADN de las últimas temporadas, el instinto competitivo que le ha convertido en un habitual de la «Final Four». Su capacidad de engancharse a los partidos por muchos tirones que dé el rival es encomiable, pero... Los despistes ante jugadores como Llull o el «Chacho» se pagan muy caro. Tres ataques consecutivos que se saldaron con otros tantos triples permitieron al Madrid cobrar una ventaja decisiva. El grupo de Laso fue más ordenado de lo que acostumbra. Los diez jugadores que estuvieron en cancha antes del descanso anotaron y el equipo se comportó con una seriedad traducida en sólo dos perdidas de balón. Lo más productivo fue saber adaptarse al ritmo de los griegos. Esa marcha pausada que casi siempre termina desquiciando a los rivales. Apenas hubo oportunidades para correr, pero el Madrid no desesperó y supo esperar los únicos instantes en que los griegos se ausentaron. Fue en el tercer cuarto. El «Chacho», que llevaba un partido gris, anotó dos triples. El segundo fue a lo Curry, desde nueve metros y cuando el defensor no esperaba que el base desenfundase. Para completar la escapada, Llull se inventó un triple imposible de los suyos. El Madrid despegó. Lo que habían sido ventajas que nunca llegaron a la decena se fueron por encima de los quince. La fluidez anotadora impulsada por los «bajitos» llegó a todo el quinteto. Rivers, Reyes y Ayón sumaron al unísono. Los 22 puntos del Madrid en el tercer cuarto fueron obra de los titulares y los griegos, que tampoco van sobrados de talento, se encontraron con una distancia insalvable. Olympiacos no dejó de pelear, pero la inspiración sólo atendía a los de blanco. El Madrid ensanchó las ventajas pensando en el «basket-average». Llegaron a ser de 19 puntos, pero los griegos no entienden de rendiciones y la rebajaron al 84-72 final.

84. Real Madrid (17+24+22+21): Rodríguez (11), Llull (18), Rivers (6), Reyes (11) y Ayón (11) –quinteto titular– Nocioni (10), Taylor (2), Willy (4), Thompkins (2) y Carroll (9).

72. Olympiacos (19+16+13+24): Mantzaris (7), Spanoulis (1), Strawberry 3), Printezis (5) y Milutinov (6) –quinteto titular– Lojeski (9), Hunter (14), Papapetrou (12), Hackett (14), Athinaiou (0) y Johnson (1).

Árbitros: Lottermoser (Ale), Viator (Fra) y Juras (Ser). Sin eliminados.

Incidencias: 11.225 espectadores en el BarclayCard Center. Partidocorrespondiente a la quinta jornada del «Top 16».

5ª jornada: Unicaja-Anadolu Efes (20:00) y Barcelona Lassa-Laboral Kutxa(21:00). (Ambos en Movistar +).