Erik Guay se alza con el oro en el Super-G de los Campeonatos del Mundo

Plata para Kjetil Jansrud, oro para Erik Guay y pbronce para Manuel Osborne-Paradis
Plata para Kjetil Jansrud, oro para Erik Guay y pbronce para Manuel Osborne-Paradis

Erik Guay ganó el oro en el Super-G masculino durante el segundo día de competición en el Campeonato del Mundo de esquí alpino FIS 2017 en St. Moritz. Guay estableció un tiempo de 1: 25.38 superando al noruego Kjetil Jansrud en 0.45 segundos y en 0.51 segundos a Manuel Osborne-Paradis.

El resultado de hoy dio a Canadá su primer podio múltiple desde 1982, cuando Gerry Sorensen terminó primero y Laurie Graham tercero en el descenso femenino de Grindelwald, Suiza. Después de sufrir un accidente aterrador hace dos semanas en Garmisch, Alemania, Guay estaba feliz de estar sano y competir en St. Moritz. La victoria de hoy es el segundo título de campeón mundial de Guay, ya que el canadiense ganó con anterioridad el oro de descenso de 2011 en Garmisch, Alemania. Guay es también el campeón del mundo más veterano con 35 años de edad.

“Antes de ver la luz verde, cruzé la línea y vi la multitud reaccionar”, dijo Guay. “Vi a todo el mundo ponerse de pie, así que supe que algo bueno acaba de pasar. Cuando me di la vuelta y vi la luz verde 45 centésimas por delante de Jansrud fue increíble, porque el es un esquiador increíble y el dominador de la prueba de super -G, así que me emocioné bastante, me alegro de tener gafas para que nadie pueda ver mis ojos “.

A pesar de que Kjetil Jansrud ha sido el hombre a batir esta temporada en super-G, el esquiador noruego se mostraba contento con su una medalla de plata, sobre todo porque ha estado con problemas de salud desde el comienzo de la semana. “Siempre aspiro al oro, pero creo que Erik nos mostró hoy cómo se supone que se debe hacer, y ha sido muy impresionante”, dijo Jansrud. “No siento ninguna decepción por eso, estoy muy contento con la plata, he estado luchando un poco con la enfermedad estos días y para mí hoy es un día perfecto y yo estoy mirando hacia adelante para ver qué pasa en el descenso”.

Manuel Osborne-Paradis admitió que su actuación no hubiera sido posible sin el impulso emocional que obtuvo al ver a su compañero de equipo ocupando la primera posición. Este resultado ha llegado en su 33 cumpleaños y ha sido su primer podio en super-G desde que ganó en Lake Louise en 2009. “Pensé que con mi dorsal iba a a tener una buena oportunidad”, explicó. “Estaba esquiando muy bien, esquíe mi línea, tuve un pequeño error en la parte intermedia, y los errores suceden cuando estás dándolo todo. Todo funcionó, y me siento muy bien. Quiero decir que me siento mal porque estoy haciendo entrevistas y no he visto a mi skiman ni a mis entrenadores. Estoy especialmente contento de compartir este momento con Erik”.

Ski Paradise