MENÚ
lunes 22 octubre 2018
18:12
Actualizado
  • 1

Cariño a cambio de goles

Antoine Griezmann ha conseguido que la afición del Metropolitano le vuelva a aplaudir mientras Simeone y sus compañeros intentan disfrutar de sus goles el tiempo que dure en el Atlético

  • Los jugadores del Atlético abrazan a Griezmann después de marcar el primer gol del Atlético contra el Celta. Los compañeros arropan al francés
    Los jugadores del Atlético abrazan a Griezmann después de marcar el primer gol del Atlético contra el Celta. Los compañeros arropan al francés

Tiempo de lectura 4 min.

13 de marzo de 2018. 00:01h

Comentada
Domingo García 12/3/2018

El Metropolitano ya aplaude a Griezmann. Tímidamente, casi por obligación, sin el entusiasmo que demuestra con otros futbolistas, como Fernando Torres y Diego Costa. Pero le aplaude. Para eso sólo ha tenido que marcar ocho goles en los últimos cuatro partidos de Liga. Simeone intenta no pensar en su posible salida al Barcelona. Tampoco quiere que la afición piense en ello, aunque a la hinchada rojiblanca le cueste olvidarse de sus amagos de marcha durante el verano. «La realidad es que ahora está aquí. Yo hablo de realidades y la realidad es que hoy está con nosotros y juega muy bien. La comunión con la gente es muy buena y hoy ha hecho un golazo y un gran partido. Hablo de hoy y no de lo que pueda pasar mañana», afirmaba el preparador rojiblanco después del partido ante el Celta en el que, una vez más, el francés volvió a marcar el gol más difícil, el primero. «Una vez más ha sido trascendente para el Atlético y eso no es nuevo», reconocía Juan Carlos Unzué, el entrenador del Celta.

«Griezmann es especial para todos. Es querido por todos, por todo el vestuario. Tiene un nivel superior al del equipo y por eso marca las diferencias. A principio de temporada se habló mucho de su futuro y de un posible fichaje por el Barcelona, comentarios que le han podido confundir. He hablado con él y le he pedido que mientras esté con nosotros se deje la vida y siga marcando las diferencias, y es lo que está haciendo», reconocía Gabi el domingo. «Yo no puedo exigir a nadie que sea del Atlético. Si alguien decide cambiar de equipo, lo aceptaremos, pero hay que exigirle que mientras esté aquí dé todo por el Atlético», añadía.

Y eso hace el «7» rojiblanco, que desde la llegada de Diego Costa ha multiplicado su cuenta de goles. Hasta el cambio de año sólo había marcado cinco goles en Liga. Once han llegado en 2018, con lo que ya ha igualado su marca del año pasado con diez partidos por delante hasta el final del campeonato.

Los goles de Griezmann son fundamentales para que el Atlético alcance sus objetivos de ganar algún título esta temporada. A ocho puntos del Barcelona en Liga, es el único equipo que todavía puede discutirle el título. Y en Liga Europa ya está casi clasificado para octavos después del 3-0 de la ida contra el Lokomotiv de Moscú, aunque el «7» no marcara. Griezmann no sólo es remate para el Atlético. Es el máximo goleador del equipo, pero también es el mejor pasador. Con la asistencia que regaló a Vitolo ya son ocho las que ha repartido en la Liga esta temporada. Simeone siempre ha alabado el trabajo de Griezmann además de su importancia en el área contraria. El francés se desgastaba en defensa y no era extraño verle recuperar balones cerca de su área. Ahora no sólo baja para defender. En los últimos tiempos se ha convertido también en ese centrocampista creativo que a veces echa de menos el Atlético. Baja a recibir y hace jugar a sus compañeros, al estilo de lo que hace Messi en el Barcelona.

Por eso el Cholo insiste en hacer todo lo posible para que se quede en el Atlético. «Antoine está muy bien, ojalá que siga creciendo porque nos hace crecer a todos», decía después de que el francés consiguiera tres goles contra el Sevilla. Y no deja de crecer.

Últimas noticias